Publicidad

Christian Linares, concejal de Izquierda Unida Motril, ha denunciado las múltiples deficiencias que presenta la estación de autobuses en cuanto a facilidad de acceso y transporte público a disposición de vecinos y vecinas y visitantes. Todo ello, a su juicio, por la improvisación e incompetencia de los responsables municipales que, a pesar de haber “inaugurado” la estación un par de veces, anunciado otras tantas su entrada en funcionamiento y de múltiples fotografías, han sido incapaces de contar con los usuarios y con los representantes del sector del transporte público para la correcta adecuación de los servicios que debe prestar.

Ente otras deficiencias, el concejal de IU ha señalado la inexistencia de una parada del autobús urbano, la mala ubicación de la parada de taxis y el insuficiente espacio para que los viajeros pueden acceder en sus vehículos particulares.

Linares ha señalado a la edil de Movilidad, María Ángeles Escámez, como responsable directa de esta situación, dando muestras, una vez más, de su incompetencia e incapacidad para la gestión de cualquier asunto municipal. Paradójicamente, la Teniente de Alcalde, aunque su dedicación al ayuntamiento es parcial, asume las áreas de Personal y Régimen Interior, Formación y Empleo, Seguridad Ciudadana y Movilidad, percibiendo por ello uno de las retribuciones más elevadas de la actual Corporación Municipal.

Su principal mérito, como es de todos conocido, es pertenecer a la organización Escámez&Escámez, socio del partido socialista en el gobierno municipal, y que está actuando como un gobierno local en paralelo. Para Izquierda Unida es imprescindible que se retire a la Sra. Escámez de cualquier responsabilidad municipal si no queremos vernos sumido en algún nuevo caos.

Un Plan de Movilidad sostenible

Christian Linares ha reclamado la elaboración de un plan integral de movilidad que responda a las necesidades de los ciudadanos y que dé respuesta a la utilización del transporte público y a otros medios alternativos, como la bicicleta, frente a los vehículos privados.

Para ello, ha solicitado la máxima participación ciudadana en su elaboración, tanto de los vecinos como de las asociaciones ciudadanas y de los comerciantes de la ciudad, así como el establecimiento de plazos temporales para su implantación.