IU-Equo rechaza el presupuesto del Ayuntamiento de Motril

77
Publicidad

Izquierda Unida-Equo también ha rechazado previamente la modificación del organigrama funcional y la modificación de la relación de puestos de trabajo, documentos que integran y configuran el capítulo 1 de Gastos de Persona, que asciende a 31.367.873 euros, lo que supone el 59,15% de los gastos del Ayuntamiento en 2021.

La portavoz de IU-Equo, Inma Omiste, ha criticado que el gobierno local haya eludido la negociación de estos presupuestos con la representación de los trabajadores, haciéndose eco de la denuncia de los empleados públicos de que el Ayuntamiento ha actuado con mala fe en el proceso de negociación.

Ha criticado que el presupuesto no aborde los requerimientos necesarios para el correcto funcionamiento de la administración municipal:  no responde a las necesidades reales de la ciudad ni a las de sus vecinos y sus vecinas.

Según ha señalado, el presupuesto no contempla actuaciones para la creación y fomento del empleo destinando apenas 258 mil euros a este programa, una cantidad insuficiente a la vista de los más de 6.300 parados con los que cierre el año Motril.

Las cuentas del PP, con CS y Pmás, configuran un modelo de ciudad que se entrega a los grandes proyectos de los propietarios de suelo y pone en marcha un urbanismo agresivo que considera a la ciudad como una oportunidad de negocio.

Sin embargo, no tiene en cuenta las necesidades de vivienda de los jóvenes ni tampoco la promoción de suelo para actividades económicas cualificadas que generen empleos estables.

Tampoco prevé actuaciones para la protección medioambiental ni medidas para afrontar la emergencia climática y la necesaria transición ecológica. Al contrario, se apoyan proyectos como el de la Marina seca en Playa Granada, que supondría un atentado ecológico irremediable para la vega y para todos los motrileños.

Inma Omiste ha denunciado el gasto desmedido en órganos de gobierno, gabinete de Alcaldía y actividades institucionales, que asciende a 1.514.737 euros (siete veces más recursos que los destinados a Fomento del empleo), así como el incremento en los gastos de publicidad y propaganda de la Alcaldía.

Al rechazo de las cuentas por parte de los empleados y empleadas municipales y de los grupos políticos de la oposición viene a sumarse sendos informes de la Secretaría y la Intervención municipal que cuestionan determinados aspectos de la elaboración de las cuentas aprobadas.