El Puerto de Motril implanta un sistema de control remoto en los faros asistido por los técnicos en señales marítimas

67
Publicidad

La automatización de los faros de la Herradura, en Punta de la Mona; Sacratif, en Torrenueva, y el de Castell de Ferro, gestionados por la Autoridad Portuaria de Motril, ya es un hecho tras la implantación del correspondiente sistema de asistencia de control remoto instalado para que sean telecomandados por los técnicos en señales marítimas y desde las instalaciones de la Policía Portuaria.

 Esta automatización, adaptada a la normativa de la Organización Marítima Internacional, permite saber, por ejemplo, la frecuencia de parpadeo de la luminaria para que los barcos conozcan en cada momento a qué tipo de señale se dirigen y a qué afecta.  Además, puede predecir posibles averías y si existe una modificación de la tensión que indique que está próxima la revisión o sustitución de la luminaria.  Por otra parte, el Puerto de Motril dispone de equipos autónomos que entran en funcionamiento en caso de producirse un corte en el fluido eléctrico.  Para alcanzar este grado de automatización, ha sido necesario realizar una inversión próxima a los 130.000 euros.

 La Autoridad Portuaria de Motril, como entidad pública, también inspecciona una serie de boyas repartidas en distintos puntos del litoral granadino.  Situadas en puntos estratégicos, estas boyas señalizan la presencia de piscifactorías, la posición de la canal de entrada al puerto, así como diferentes luces que ayudan a los prácticos y capitanes de los buques a realizar las maniobras de atraque y desatraque.  La Autoridad Portuaria también se encarga de la inspección de las señales marítimas del Puerto Deportivo de Marina del Este.  Para su mantenimiento existe un plan de balizas que comprueba periódicamente su correcto funcionamiento.