El Paseo de Las Explanadas será completamente transformado y recuperará su tradicional arboleda

340
Publicidad

El Paseo de Las Explanadas, un lugar que -desde 1846- sirvió para articular la actividad social, cultural y de ocio de Motril, se prepara ya para la que será su quinta remodelación integral, de la que resultará un paseo totalmente transformado y muy parecido, en cuanto a su concepción arquitectónica, a lo que fue en sus primeras décadas: un espacio abierto, amplio, muy arbolado y con total protagonismo del uso y disfrute del mismo por los ciudadanos; un patrón muy alejado de su configuración actual, que lo ha conducido al desuso e incluso a la degradación.

El anuncio municipal de la que será una llamativa intervención en pleno centro de la ciudad llegaba, casi por sorpresa, de mano de la alcaldesa Luisa María García Chamorro: “este equipo de gobierno lleva meses estudiando todas las posibilidades para la conversión y recuperación de Las Explanadas”, decía la primera autoridad municipal quien afirmó que “ahora es el momento de levantar el paseo de principio a fin y convertirlo en lo que debe ser, un lugar de encuentro y esparcimiento de los motrileños”. En efecto, para García Chamorro, los problemas crecientes de deterioro de las solerías y muros y la desaparición, inevitable, del 80% de las palmeras del paseo, a causa de la plaga del ‘picudo rojo’ han llevado a precipitar la decisión de “dar un vuelco no sólo a la imagen, sino al uso de Las Explanadas”, insistía la alcaldesa quien anunció este, también histórico, paso del gobierno de la ciudad en presencia del teniente de alcalde de Obras Públicas, Nicolás Navarro; Urbanismo, Antonio Escámez y Turismo, José Lemos.

La alcaldesa explicó, en este sentido, que no va a ser un lavado de cara, sino una reforma “en toda regla y con todo lo que significa, porque vamos a cambiar las Explanadas completamente para que la gente pueda disfrutar de este lugar sin barreras y con la amplitud que debe tener un sitio dedicado al esparcimiento de ciudadanos de todas las edades”. El anuncio, además, llega justo en el año en que se cumple el 175 aniversario de la construcción del Paseo de Las Explanadas, construido en 1846 sobre los terrenos de una antigua factoría salitrera que, por cierto, ya eran conocidos con este nombre. Sin embargo, en sus primeros tiempos el lugar no gozó del favor de los motrileños, por considerarlo un espacio demasiado abierto y alejado del centro. Habría que esperar a la primera remodelación, en 1880 con la plantación de los primeros árboles y jardines. La segunda transformación llegaría sólo cinco años después, al abrirse la carretera de la playa y plantándose, por primera vez, palmeras. En 1909 se construirían los jardines centrales y se vuelve a actuar, por parte del ayuntamiento, en 1928. Se realizarían actuaciones de mayor o menor envergadura durante los mandatos de Escribano Castilla, Molina Navarrete, Enrique Cobo, Luis Rubiales y Carlos Rojas (esta última en la década pasada). Sería la de José Molina Navarrete la que dio su configuración actual al paseo, durante el mandato municipal de la gestora que precedió a la alcaldía de Enrique Cobo. Las obras se iniciaron en 1980, se las tuvieron que ver con la feria de Octubre de aquel año y concluyeron un año después, acabando con el paseo a cuatro calles y piso de tierra prensada para convertirlo en un jardín central con dos calles laterales enlosadas, cuyo carácter de recorrido circular le valió a Las Explanadas su rebautizo como “el tontódromo”, dado que sólo permitia dar vueltas, al quedar reducidas las opciones de uso de la ciudadanía.

Diversidad vegetal

El teniente de alcalde de Obras Públicas del Ayuntamiento de Motril, Nicolás Navarro, cree que “la actuación municipal que se pretende está no sólo justificada por el estado de deterioro del paseo, después de cuarenta años de su última gran obra, sino porque los propios motrileños se han alejado de él y debemos devolverlo a la ciudad”, decía el teniente de alcalde. Según Navarro, los técnicos municipales han sido muy sensibles hacia este planteamiento del gobierno local “y han valorado todas las opciones y planteamientos posibles pero, en todo caso, tenemos muy claro que la configuración actual dificulta más que facilita el uso del paseo por los motrileños”, por lo que Las Explanadas se acercarán, tras su reforma, más a la imagen que tenían en el siglo pasado que al actual casi laberinto que no deja espacio para actividades ni esparcimiento. Nicolás Navarro detalló que el proyecto está ahora en plena fase de realización, pero que en cualquier caso “sorprenderá porque el paseo volverá a ser un lugar amable que recuperará los árboles de hoja caduca, para que den sombra en verano y permitan el soleado en invierno, manteniendo las palmeras de manera testimonial porque estas ya no volverán a ser los únicos ejemplares vegetales de Las Explanadas”. Es más, los propios técnicos han apostado por la “diversidad vegetal” para que no vuelvan a producirse desastres como la pérdida casi total de las palmeras a causa de la plaga del ‘Picudo Rojo’ que ha afectado a toda Europa y Norte de África. Originariamente, el Paseo de Las Explanadas se dibujó con una gran avenida central flanqueada por árboles y, en sucesivas reformas, se introdujeron elementos arquitectónicos como parterres o fuentes que podían volver al histórico lugar.

De hecho, el teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Escámez, rubricó lo señalado en las últimas semanas en relación “a una labor imparable del gobierno local que pretende devolver sus espacios más emblemáticos a sus vecinos”. Escámez aseguró que la intención del Gobierno de la Ciudad de reformar Las Explanadas “es una buena noticia y será una obra histórica que pondrá en evidencia la magnífica coordinación con la que están trabajando las áreas municipales y  que está dando resultados espectaculares en la ciudad y sus anejos”, destacó el teniente de alcalde de Urbanismo quien aseguró que al término del mandato actual Motril habrá recuperado el Parque de Los Pueblos de América y sus Explanadas “lo que supone haberle devuelto a los motrileños sus dos espacios verdes más emblemáticos y que llevaban años sufriendo una degradación imparable”.

Desde un punto de vista turístico, la reforma del principal espacio del sur del casco urbano tendrá consecuencias evidentes. El teniente de alcalde de Turismo, José Manuel Lemos, lo ve claro: “la reforma de Las Explanadas y los grandes proyectos de La Alcoholera, junto con la reforma del parque cambiarán completamente la fisonomía del casco urbano y le darán una imagen de ciudad moderna, llena de vegetación y bonita en todos los sentidos”. Para Lemos, la anunciada actuación era necesaria y el resultado final “sorprenderá a motrileños y visitantes”.