Publicidad

La Agricultura de Granada en peligro de extinción. Con este lema, más de tres mil agricultores se han manifestado hoy en Motril, secundando la convocatoria realizada por las Organizaciones Agrarias ASAJA, COAG y UPA, junto a Cooperativas Agro-alimentarias de Granada, para denunciar la crisis de rentabilidad que atraviesa el sector hortofrutícola y la inactividad de las Administraciones ante una problemática estructural que amenaza el futuro de miles de explotaciones agrarias.

Las organizaciones convocantes han valorado satisfactoriamente la participación multitudinaria en esta movilización que ha reunido en Motril a agricultores y cooperativas de toda la provincia de Granada, principalmente de la comarca de la Costa, quienes han recibido el apoyo de Ayuntamientos, comunidades de regantes, industrias auxiliares, partidos políticos e Instituciones, además de la ciudadanía en general.

La marcha comenzó a las 11,30 horas en la Plaza de la Aurora, donde los dirigentes de las organizaciones convocantes: Manuel del Pino, secretario general de ASAJA Granada; Miguel Monferrer, secretario provincial de COAG Granada; Nicolás Chica, secretario provincial de UPA Granada y Fulgencio Torres, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Granada, junto a Pedro Ruiz, representante de Frutas y Hortalizas de la Federación provincial, denunciaron la inacción de las Administraciones provinciales, regionales, nacionales y europeas, frente a la grave crisis de rentabilidad que atraviesa el sector, reivindicando medidas estructurales urgentes.

“Agricultores y cooperativas estamos unidos para defender al sector agrario y queremos que las Administraciones nos escuchen. El margen que percibe el agricultor no hace más que estrecharse y cada campaña va a peor. Sin embargo, gracias a este modelo de agricultura familiar y a sus agricultores viven miles de ciudadanos directa o indirectamente, además de permitir que consumidores de toda Europa disfruten de productos con gran calidad todo el año”, resaltaron los representantes en sus intervenciones ante los medios de comunicación.

La protesta transcurrió de manera pacífica por Avenida de Andalucía, Avenida de Salobreña, Aguas del Hospital, para culminar con una gran concentración en la Plaza de la Coronación donde se leyó un manifiesto reivindicativo de Organizaciones y Cooperativas. En dicho manifiesto se reclamaron precios justos para las producciones hortofrutícolas, denunciando los precios abusivos impuestos por la distribución debido al desequilibrio de la cadena de valor, “las grandes cadenas pueden mantener su margen de beneficio, muchas veces superior al 500% con respecto al precio mínimo que percibe un agricultor, por debajo de coste de producción. Esto nos está abocando a la ruina”. Para acabar con esta situación, se exigieron mecanismos de reglamentación europea que acaben con las imposiciones comerciales de las

cadenas de distribución y supermercados.

Además, las Organizaciones reclamaron medidas para el control de las importaciones extracomunitarias, como son la restauración de los certificados de importación, el control de las tasas arancelarias y la revisión de los precios mínimos de entrada de productos extracomunitarios. “Sufrimos esta competencia desleal y no podemos permitir que los productos agrarios sigan siendo utilizados como moneda de cambio en acuerdos con terceros países”, denunciaron las organizaciones. En este sentido se exigió control y erradicación del etiquetado fraudulento de productos extracomunitarios, además de la creación de un fondo paralelo y específico de gestión de crisis para todo el sector hortofrutícola.

La movilización llevada a cabo de manera simultánea en Granada, Almería y Málaga, ha sido apoyada por un paro de los agricultores en toda la provincia.

REIVINDICACIONES:

1. Sensibilizar a todas las administraciones de la crisis del sector hortofrutícola.

-Informar de la falta de rentabilidad de muchas explotaciones agrarias de tamaño pequeño y medio. Mostrar el inminente riesgo de desaparición de cultivos importantes para Granada, como tomate, pepino y pimiento, entre otros.

-Estudiar las posibles ayudas y/o reducción de costes para algunos inputs de producción (energía, agua, fiscalidad, etc).

-Medidas urgentes para la erradicación de problemas en la zona de producción (agua, limpieza campo, falta de mano de obra, etc.)

2. Acabar con la competencia desleal de terceros países

-Medidas para el control de importaciones extracomunitarias con la restauración de los certificados de importación.

-Control de las tasas arancelarias.

-Revisión de los precios mínimos de entrada de producto extracomunitario.

-Control y erradicación de etiquetado fraudulento de producto de origen extracomunitario.

3. Establecer fondo paralelo y específico para gestión de crisis para todo el sector hortofrutícola

-Como una medida nueva al margen de los programas operativos de las OPFHs, y al alcance de todos los agricultores.

4. Diseñar con carácter de urgencia, mecanismos a través de reglamentación europea, para evitar imposiciones comerciales de las cadenas de distribución/supermercados europeos.

MANIFIESTO

En primer lugar y en nombre de las organizaciones convocantes: ASAJA, COAG, UPA y COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS DE GRANADA, quiero dar las gracias por acudir a esta gran manifestación.

Hoy hemos dejado nuestras explotaciones para concienciar a toda la sociedad de la situación y la agonía que tiene el Sector hortofrutícola de Granada, uno de los motores económicos de nuestra provincia.

A nadie le gusta manifestarse, y molestar a otros ciudadanos, pero cuando la situación es insostenible no queda otro remedio que mostrar el descontento y pedir que se solucionen los problemas de la horticultura.

Llevamos haciéndolo años, pero sentimos que no se nos escucha. Es verdad que la superficie y la producción se mantienen estables o con un leve crecimiento; sin embargo el margen que le queda al agricultor no hace más que estrecharse, y cada campaña confirma la tendencia.

De ahí el lema que nos ha movilizado: NUESTRA AGRICULTURA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN.

Son muchos los esfuerzos realizados día a día en este sector, cuya aportación económica y social en Granada es vital: Miles de familias repartidas por toda la geografía granadina, más de 40.000 empleos al año, casi 1 millón de toneladas de frutas y hortalizas. La agricultura es la vida de nuestros pueblos. Por todo ello, le lanzamos un mensaje a nuestros paisanos: ¡SÚMATE!

Hay que destacar que los agricultores hoy han dado una lección de civismo.

Sois la base de un sector que define como ninguno la esencia de una Agricultura moderna, de calidad, adaptada a las nuevas tecnológicas y cambio climático. ….. Un modelo hortofrutícola reconocido en muchos países del mundo e identificado con vosotros y con esta tierra.

Gracias a vosotros, consumidores de toda Europa y de todo el mundo disfrutan de hortalizas de gran calidad todo el año, producidas sin energías fósiles, solamente con el calor del SOL y la calidad inmejorable de nuestro AGUA.

Gracias a este modelo de agricultura y a sus agricultores viven miles de ciudadanos directa o indirectamente y se reparte la riqueza de una manera más equitativa.

¡PERO ESTA BASE SE ESTA DESMORONANDO!

Por ello exigimos:

– Medidas para el control de importaciones extracomunitarias, como son la restauración de los certificados de importación, el Control de tasas arancelarias y la Revisión de los precios mínimos de entrada de productos extracomunitarios.

– Control y erradicación del etiquetado fraudulento de producto de origen extracomunitario, haciéndolo pasar por producto almeriense o granadino.

– Establecer un fondo paralelo y específico de gestión de crisis para todo el sector hortícola, como una medida nueva al margen de los programas operativos de las OPFHS, y que esté al alcance de todos los agricultores.

– Diseñar con carácter de urgencia, mecanismos de reglamentación europea, para evitar imposiciones comerciales de las cadenas de distribución y supermercados europeos. Y habilitar un cuerpo de inspección que haga cumplir esas leyes.

– Impedir la imposición de promociones comerciales costeadas por el proveedor

– Reducción de costes para algunos inputs de producción como la energía o agua, vía fiscalidad.

Cada vez más a menudo el precio viene fijado por la distribución minorista debido al desequilibrio de la cadena de valor, que permite a las grandes cadenas mantener su margen de beneficio sin trasladar al consumidor los bajos precios que están pagando a los agricultores. Se pervierte así el espíritu de las Leyes de competencia, ante la inacción de las autoridades púbicas.

Entre todos debemos mostrar al consumidor español, y también al internacional, que los productos que ofrecemos son de una calidad inigualable y que es necesario tener un precio justo para que nuestro sector hortofrutícola siga vivo.

Estamos en un momento de una política liberalizadora, que pretende que sea el mercado el que regule la actividad económica, PERO CON LAS COSAS DE COMER NO SE PUEDE JUGAR

Todas las administraciones implicadas, cada una dentro de su responsabilidad, están obligadas a analizar la situación en la que se encuentra el sector hortícola.

Y tienen que reconocer la situación de crisis. Y que las herramientas que tenemos los agricultores no son suficientes o no están bien diseñadas.

En el conjunto de la Unión Europea estamos olvidando de tener redes de seguridad que defiendan las producciones agrarias y en particular las hortícolas. Hay que revisar la estrategia. Los mecanismos que están en vigor han demostrado que no funcionan y por tanto es necesario adaptarlos teniendo en cuenta la evolución del sector.

Nuestros jóvenes necesitan un sector estable y rentable, para QUEDARSE.

Las políticas agrarias en concreto y también el resto de políticas necesitan centrarse en el sector hortícola, que siempre ha tenido multitud de dificultades a ser moneda de cambio por otros intereses comerciales de la propia Unión Europea.

Vosotros os enfrentáis cada día a situaciones muy complejas, por los continuos vaivenes del mercado, las dificultades añadidas del precio del agua y de su escasez, los incrementos de coste de la energía, abonos, o fitosanitarios…. y a pesar de ello sois capaces de ofrecer un producto excepcional que no tienen comparación con ninguno de sus competidores.

Cuando un consumidor de una gran ciudad se ponga delante de una hortaliza, debe ser capaz de entender todo lo que hay detrás de ellas, hay tecnología, hay unos invernaderos solares, hay extremo ahorro de agua, implementamos energías renovables, hay economía circular, hay un desarrollo sostenible.

Por todo esto, es necesario que los ciudadanos y los políticos que nos representan tomen cartas en el asunto y sean conscientes de lo que nos traemos entre manos.

No es justo que todo nuestro trabajo acabe en un supermercado con unos precios que en muchos casos suponen unos márgenes comerciales de más 500 % con respecto al precio que recibe un agricultor y que está por debajo de los costes de producción. Generando la ruina de los agricultores.

Estáis hartos, y con razón, de ver cómo vuestros productos se banalizan y no tienen un precio justo que permita generar valor y riqueza para todos los operadores, sois el eslabón más débil y sobre vuestras espaldas especula la gran DISTRIBUCIÓN.

Es en estos momentos cuando la Unión Europea y el gobierno de España deben mostrar interés por el sector agrario español, nos estamos jugando mucho, nos estamos jugando un modelo de producir alimentos que ha demostrado que es más viable y seguro y que reparte la riqueza entre todos y en el territorio.

Vamos a seguir defendiendo lo que es este sector, y no pararemos hasta que lo consigamos. Las cosas no se consiguen de un día para otro, pero no estáis solos y no debéis perder la esperanza. Lo más importante es mantenernos unidos, algo que en momentos duros es más complicado, pero es totalmente necesario.

Esto no se queda aquí. Hoy habéis dado una lección a toda la sociedad, y todo este trabajo tiene su efecto positivo.

Las soluciones no serán rápidas, pero llegarán. Lo importante es que no se pierda ningún agricultor y agricultora por el camino y dentro de poco podamos ver las mejoras.

Es necesario que todos mandemos un mensaje de fortaleza, NO NOS VAMOS A RENDIR, Y ESTAMOS CONVENCIDOS DE QUE PODEMOS CAMBIAR LA SITUACIÓN.

SIN FISURAS TODOS UNIDOS.

POR UN MODELO DE AGRICULTURA FAMILIAR ¡!!

POR LA AGRICULTURA DE GRANADA y POR LA AGRICULTURA INTENSIVA DE LA COSTA TROPICAL ¡!!