Publicidad

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Motril ha mostrado hoy su total adhesión al sector agrícola del municipio, en general, y en particular hacia los centenares de familias que tienen su sustento en la agricultura de la zona, auténtico motor de la economía de la Costa Tropical. Este apoyo explícito se produce en un momento muy delicado calificado por las organizaciones agrarias como de “crisis estructural” y que ha sido motivo más que suficiente como para movilizar a más de 3.000 personas, en la jornada de hoy, por las calles más céntricas de Motril a raíz de la convocatoria de las organizaciones agrarias provinciales ASAJA, COAG y UPA, junto a Cooperativas Agro-alimentarias de Granada.

El clamor del sector es unánime y la preocupación cunde entre los productores de los campos e invernaderos de la costa. Los bajos precios en origen y el poder imbatible de los mercados están llevando a los agricultores al desánimo, pese a que a ras de suelo el esfuerzo de estos se ha tenido que multiplicar en los últimos años con costes muy elevados en recursos y tecnología, mano de obra y escasez de agua; por citar unos pocos ejemplos.

La alcaldesa de Motril Luisa María García Chamorro y la totalidad de su equipo de gobierno han querido hoy expresar públicamente esa inquietud colectiva, al tiempo que respaldar la movilización que hoy ha sacado a la calle a centenares de personas. “Hay que decir ¡basta ya!; lo tenemos claro, nuestra zona vive casi exclusivamente de la agricultura y no es de recibo lo que están sufriendo los agricultores temporada tras temporada”, expresaba la primera autoridad municipal quien aseguró que “estaremos al lado de los agricultores y nos da igual quien sea la administración responsable”, advirtió la alcaldesa.

Luisa María García Chamorro lanzó un mensaje claro al respecto: “el ayuntamiento ha hecho sus deberes, desbloqueando la ampliación de la zona cultivable en Motril, pero el sector tiene otros problemas como el agua, los precios y la presión que los agricultores están soportando, por lo que iremos donde tengamos que ir para pedir soluciones”, añadió la primera edil.

Precisamente, uno de los grandes caballos de batalla y que da en la línea de flotación de toda la economía del sector es el de los bajos precios. El teniente de alcalde de Urbanismo, Medio Ambiente y Agricultura del Ayuntamiento de Motril, Antonio Escámez, calificó de “increíble” la situación del agro costero frente a la entrada de productos de otros mercados “y ahí tenemos el ejemplo del pepino, de la ruina y el desamparo a que se enfrentan los productores año tras año, llevándolos a prácticamente sobrevivir de sus cultivos”. El responsable municipal de Agricultura denunció, además, que “no se puede hacer pagar al agricultor la crisis agrícola, sino que tienen que asumirlo los que la provocan”. Para Escámez, movilizaciones como la de hoy deben servir para despertar la conciencia colectiva de una comarca que vive de la agricultura, “además de reivindicar con fuerza una solución definitiva para el agua de nuestros campos”.

El PSOE pide que sean atendidas las reivindicaciones del sector hortofrutícola

El parlamentario andaluz Gerardo Sánchez ha defendido hoy las reivindicaciones “justas” del sector hortofrutícola para que la economía provincial y de la Costa sea “fuerte” y ha pedido que sean atendidas en el menor tiempo posible por todas las fuerzas políticas y las administraciones competentes.

Durante la concentración llevada a cabo hoy en Motril, junto a la diputada Elvira Ramón, la senadora Sandra García y representantes del PSOE de Motril, entre otros representantes, ha reiterado el apoyo de su Partido y ha vuelto a confiar en el “consenso institucional” para responder a las demandas y garantizar la rentabilidad de esta actividad de los productos.

“La importancia del sector es fundamental no solo para la Costa sino también para toda la provincia. De este sector dependen muchos puestos de trabajo y gran parte de nuestra economía. Reivindicaciones que desde todos los gobiernos, instituciones y grupos políticos deben de ser atendidas y prestársele atención”, ha dicho.

Sánchez ha apostillado que “sin agricultura y sin un sector fuerte y potente, la economía de la Costa y de toda Granada se vería tremendamente perjudicada”.

Por su parte, el concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Motril, Francisco Ruiz, ha lamentado que la “mayor parte de las plusvalías que generan los productos agrícolas vayan a parar a mano de intermediarios que son los que verdad se están enriqueciendo, mientras que los agricultores cada vez más ven mermados sus ingresos y con mayores dificultades su trabajo”, y ha añadido que las administraciones públicas “son las primeras que tienen que cambiar esta situación”.

Por último, el vocal socialista en la Entidad Local Autónoma de Carchuna-Calahonda, Juan Alberto Ferrer, ha reclamado “unidad” para apoyar al sector y ha subrayado que los agricultores “son los que más coste asumen de la cadena y los que siempre amortiguan los gastos”.

Andalucía Por Sí apoya al sector agrícola en su reivindicación de precios justos

 El portavoz de Andalucía Por Sí en el Ayuntamiento, David Martín, ha participado junto a miembros de su formación política en la multitudinaria manifestación que ha recorrido las principales calles de Motril reivindicando el sector agrícola entre otras propuestas que los productores perciban un precio razonable por el fruto de sus cultivos.

 Martín ha afirmado que es “inadmisible” que los agricultores tengan que destruir su producción porque las grandes cadenas de alimentación fijan unos precios a la baja mientras que el consumidor sigue pagando las frutas y las hortalizas al mismo precio.

 El coordinador provincial de AxSí ha asegurado que “se ha llegado a esta crisis por la falta de acción de las administraciones públicas, algunos de cuyos representantes no han tenido empacho de fotografiarse este verano en el punto fronterizo de control vegetal en el Puerto de Motril con sandías de Marruecos cuando los agricultores estaban dejándolas perderse en sus parcelas porque se las pagaban a céntimos”.

 Martín ha aseverado que cada vez la producción de terceros países tiene más facilidad para inundar los mercados europeos con productos más baratos por las condiciones en las que se producen y con menos control de calidad que la producción interna de la Unión Europea.

 Por último, David Martín ha censurado que si bien en una economía de libre mercado no se pueden fijar unos precios mínimos, el Estado y la Unión Europea tendrían que marcar un límite como ocurre en los puntos de venta que no se puede vender en un supermercado por debajo del coste del producto “lo mismo tendría que ocurrir en la agricultura, que se fijen unos precios a partir del coste de producción y las grandes cadenas que controlan la alimentación no puedan bajar esos límites”.