Los empresarios de los chiringuitos de la Costa Tropical ven “muy positiva” la decisión de la Junta de ampliar un año la vigencia de las concesiones

264
Publicidad

Aliviar los trámites para la reactivación de los chiringuitos y facilitar las gestiones administrativas a las empresas que ofrecen servicios en las playas, afectadas por el estado de alarma, es el compromiso que ha hecho público la Junta de Andalucía, recibido por los empresarios de las playas de la Costa Tropical de Granada como “agua de mayo”.

Y es que, tanto los chiringuitos, restaurantes y empresas náutico-recreativas del  litoral andaluz, gravemente afectados por la pandemia de Covid-19 que mantiene las playas cerradas desde que se decretara el Estado de Alarma, están muy preocupados por la situación que les sobreviene con la apertura al 50% de ocupación y espacio y la recuperación de los trabajadores de sus plantillas en ERTE.

El anuncio de la Junta de Andalucía de ampliar un año la vigencia de las concesiones de ocupación del dominio público marítimo terrestre de las empresas que prestan servicios a los ciudadanos en las playas de Andalucía, “es una muy buena noticia para el sector”.

Así lo ha puesto de manifiesto Francisco Trujillo, presidente de la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical de Granada,  quien ha querido agradecer al Gobierno de la Junta una decisión como esta. “Los empresarios de las playas necesitamos este tipo de apoyos y que seamos tenidos en cuenta”.

Trujillo ha querido centrar su agradecimiento en la delegada de Medio Ambiente en Granada, María José Martín Gómez, “con quien tenemos gran sintonía y diálogo desde que comenzó esta crisis”.

La Junta también permitirá en la presente temporada, de forma extraordinaria, “el montaje de las instalaciones y el desarrollo de las actividades contempladas en planes de playas que se encuentren en tramitación por haber vencido en 2019”.

“Estas decisiones son un empuje considerable para un sector que lleva casi dos meses esperando respuestas. Ahora es el Gobierno Central el que tiene que escucharnos y suspender el pago del canon anual de ocupación del dominio público del 2020, porque puede ser vital para nosotros”, afirma Trujillo.

En la Costa Tropical, por su climatología, los chiringuitos permanecen abiertos prácticamente todo el año. Perder estos 5 meses, Semana Santa y el Puente de Mayo ha sido terrible para el sector.  “Tenemos a los trabajadores en ERTE y cuando podamos abrir tendremos que reducir nuestra ocupación al 50% reduciendo considerablemente el número de mesas y tumbonas. Nuestras concesiones limitan mucho la superficie de ocupación por lo que mantener desde la apertura a todo el personal será imposible de asumir”.

Ante esta situación “es muy importante que la recuperación de los trabajadores en ERTE pueda ser progresiva, en función de la capacidad de trabajo, y que sean más flexibles con los metros de ocupación de nuestras concesiones”, señala Francisco Trujillo.

De momento y si todo transcurre en “condiciones normales”, el lunes 11 de mayo podrían  abrir sus puertas algunos chiringuitos de La Herradura y Cantarriján. Concretamente: Bambú y La Barraca junto a las empresas de Actividades Náuticas. Le seguirán Rebalaje y La Sardina y así el resto  de chiringuitos que se irán incorporando progresivamente. Una decisión difícil que se justifica en la inseguridad que está atravesando el sector turístico y en la necesidad de que el Gobierno Central se posicione “de nuestro lado y avale esta apertura con las ayudas necesarias”.