La subida de los costes de producción pone en riesgo la viabilidad de las explotaciones profesionales agrarias según COAG

266
Publicidad

Los costes de producción en la agricultura y la ganadería han subido un 13% respecto a 2020, liderado por la energía, los piensos y los fertilizantes. En gran parte de los sectores de producción, este incremento de costes no se ha trasladado al precio de venta de los productos, dando como resultado una fuerte caída de la renta agraria.

Según los cálculos de la organización agrícola y ganadera COAG, el incremento interanual de los costes de producción alcanza el 30% en diciembre de 2021, con una subida exponencial de los mismos en la última parte del año.  Esto es muy preocupante para las expectativas del 2022 porque  pone en riesgo la viabilidad económica de las explotaciones agrarias y ganaderas.

La organización ha censurado la resistencia de los compradores a trasladar este aumento de costes a los precios que pagan a los productores agrarios y ganaderos. Los operadores comerciales de la cadena se han fijado como objetivo la contención de precios al consumidor y el control de la inflación, todo ello a costa de las rentas del sector primario. Incluso cuando se producen las subidas de precios en los puntos de venta, en muchos casos no se reflejan en los precios percibidos por los productores, según ha denunciado COAG.

Esto afecta al tejido productivo y puede suponer recortes en la producción en 2022.  COAG también recuerda que la normativa obliga a los compradores a pagar los productos por encima del coste de producción, por lo que se estarían produciendo prácticas fuera de la legalidad.