La Policía Nacional investiga dos agresiones a personal sanitario ocurridas en Motril en menos de una semana

195
Publicidad

En menos de una semana, agentes de la Policía Nacional de Motril han llevado a cabo dos actuaciones relacionadas con sendas agresiones a personal sanitario. La primera de ellas tuvo lugar el pasado día uno de febrero en el Centro de Salud de San Antonio, por la que la presunta responsable, una mujer de 23 años de nacionalidad española sin antecedentes policiales, ya ha sido detenida, puesta a disposición de la autoridad judicial y enjuiciada. Mientras que la segunda agresión se continúa investigando por otro suceso ocurrido en el Hospital motrileño de Santa Ana en torno a las 23.30 horas del pasado día seis cuando fueron agredidos varios profesionales sanitarios tras una concentración de cerca de medio centenar de familiares de una paciente ingresada en la zona de urgencias.

La primera agresión sucede sobre las 14:30 horas del día uno de febrero contra una médico de cabecera del Centro de Salud de San Antonio de Motril. Tras la atención a una paciente, se le pauta medicación y se le expide un parte de baja laboral por un periodo de tres días, con próxima renovación por su médico de cabecera. Minutos después y una vez recibida la medicación, es cuando la mujer vuelve a la consulta presentando un gran estado de nerviosismo y muy agresiva e insulta, amenaza y arroja objetos contra la misma doctora quien presenta lesiones leves producidas con dichos objetos. Durante el suceso, llegó a arrojar la pantalla del ordenador contra la médico, no llegando a alcanzarla.

Los agentes, pertenecientes a la Brigada de Seguridad Ciudadana, fueron informados de la agresión una vez personados en el citado centro sanitario, después de recibir una llamada en el CIMACC-091 realizada por el personal del mismo centro de salud. Seguidamente y tras recabar los datos del incidente, se dirigen al domicilio de la mujer donde es localizada, detenida y trasladada a la Comisaría de Motril para el trámite de las diligencias policiales y, una vez finalizadas, al día siguiente, es puesta a disposición de la autoridad judicial, quedando señalado juicio rápido por delito de atentado y delito leve de amenazas para el mismo día dos de febrero.

En cuanto al segundo incidente se continúa investigando por agentes de la Brigada de Policía Judicial de Motril. Ocurre el pasado día seis alrededor de las 23:30 horas en la zona de urgencias del Hospital de Santa Ana donde una mujer es ingresada en observación. Poco después se congrega en el exterior un elevado número de familiares, cercano al medio centenar y, en un momento dado, se produce el desmayo de una de estas personas la cual es atendida por dos celadoras y un enfermero. En ese momento, la muchedumbre comienza a gritar, exigiendo la presencia inmediata de un médico, y a agredir a una de dichas celadoras y al enfermero. Como resultado de esta agresión, ambos sanitarios padecen lesiones de carácter leve, estando abierta la investigación policial para identificar a los responsables.

Interlocutor sanitario

La Policía Nacional cuenta con la figura del Interlocutor Policial Nacional Sanitario que se encarga de coordinar, cooperar, desarrollar y ejecutar las actuaciones relacionadas con cualquier manifestación de violencia o intimidación a personal sanitario. Además, son el punto de contacto permanente con los representantes de los centros médicos, colegios profesionales y autoridades territoriales competentes.

La figura del Interlocutor Policial Nacional Sanitario fue creada para poner freno a las agresiones a nivel nacional, garantizando una atención personalizada a los profesionales sanitarios que sufran violencia o amenazas. Con el objetivo principal de disminuir los actos delictivos cometidos en centros médicos, el interlocutor mantiene continuas reuniones con el sector sanitario para  establecer una comunicación más fluida y adoptar las medidas de seguridad para disminuir el riesgo. Además ofrece asesoramiento a los centros que lo soliciten para prevenir agresiones y formar a los propios sanitarios con medidas de autoprotección.

Otra valiosa herramienta legal en la lucha contra este tipo de agresiones es la Instrucción 3/2017 de la Secretaria de Estado de Seguridad, sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud, en ella y entre otras medidas, se establece un procedimiento de actuación común dentro del ámbito de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ante cualquier tipo de agresión o manifestación de violencia e intimidación dirigida a médicos y profesionales de la salud, comprendiendo por tanto, cualquier conducta susceptible de encuadre dentro del concepto de agresión física o agresión verbal, así como aquellos actos que supongan infracción penal directamente relacionada con la actividad sanitaria.

Igualmente cabe destacar que las agresiones a estos tienen consecuencias jurídicas derivadas del vigente Código Penal (art.550), dado que hace extensible el Principio de Autoridad a toda persona que ejerce su trabajo en un centro de atención primaria, de salud u hospital, calificándose jurídicamente como atentado a la autoridad las agresiones sufridas en el ejercicio de sus funciones por los profesionales de la salud.

Artículo anteriorAndalucía Por Sí plantea la recuperación de los parques infantiles y las zonas deportivas de los miradores del Balcón de San Fernando
Artículo siguienteMotril celebra una jornada formativa para mostrar los recursos en materia de migración