Publicidad

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Motril a tres varones de entre 24 y 28 años y origen senegalés como presuntos responsables de la introducción en España de 87 inmigrantes ilegales de origen subsahariano que llegaron en una embarcación tipo neumática. Los detenidos habrían patroneado desde la costa de Marruecos hasta el lugar donde fueron rescatados por Salvamento Marítimo en el mar de Alborán.

El pasado día 8 de diciembre se produjo la interceptación de la embarcación neumática en el mar de Alborán por parte de Salvamento Marítimo, siendo sus ocupantes 87 inmigrantes de origen subsahariano, concretamente 74 hombres y 13 mujeres,  quienes fueron trasladados al Puerto de Motril.

Habida cuenta de que junto con estas personas viajan otras que forman parte de organizaciones criminales dedicadas a obtener grandes beneficios con  la inmigración ilegal, es por lo que agentes especializados en la materia pertenecientes a la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales  (UCRIF) de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Granada iniciaron investigaciones tendentes al descubrimiento de los miembros de estas redes organizadas que se lucran  llevando a cabo labores de patronaje de embarcaciones cargadas con inmigrantes ilegales.

Una vez a salvo y tras recibir la asistencia necesaria, se realizaron los trámites administrativos recogidos en la Ley de Extranjería para los inmigrantes irregulares llegados en patera. Posteriormente los agentes de la U.C.R.I.F. en colaboración con el servicio de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (FRONTEX) llevaron a cabo entrevistas a los integrantes de la patera que permitieron identificar a los tres ciudadanos senegaleses como responsables de los sistemas de orientación y navegación de la embarcación.

Como resultado de estas gestiones los agentes pudieron determinar que estas tres personas en concreto se habrían venido turnando durante la travesía por el Mediterráneo realizando labores de tripulación y manejo de instrumentos de orientación desde costas marroquíes próximas a Melilla.

Los 87 inmigrantes subsaharianos habrían subido a la embarcación neumática tras permanecer escondidos durante varios días en las montañas cercanas a la zona costera de Marruecos, para ser trasladados posteriormente a la patera justo momentos antes de zarpar. Previamente cada uno de los transportados habría abonado una cantidad importante de dinero a los integrantes de estas mafias  como pago por el viaje entre Marruecos y España.

El trabajo de estos policías suele verse entorpecido por el hecho de que los patrones sueles impartir instrucciones entre los ocupantes de la patera, llegando a amenazarlos de muerte si alguno denuncia los hechos a las autoridades policiales españolas.

Los detenidos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial, acusados de un delito de favorecimiento a la inmigración ilegal,  habiéndose decretado su ingreso en prisión.