La plantilla del Ayuntamiento de Motril inicia movilizaciones y protestas por el incumplimiento por parte de este consistorio de los acuerdos del SERCLA del día 15 de enero de 2019

71
Publicidad

El capítulo uno de los presupuestos es el destinado al pago de las nóminas de los empleados públicos. Anualmente en este capítulo se produce un superávit debido a determinadas causas.

Desde el año 2012 los trabajadores del Ayuntamiento están sometidos a un Plan de Ajuste y por esta razón, las ayudas sociales contempladas en convenio están congeladas. No se han negociado incrementos salariales desde la firma del convenio en el año 2009 y, por otro lado, están pendientes valoraciones de puestos de trabajo, muchas de las cuales
llevan años esperando.

En diciembre de 2018 y como resultado del grave conflicto laboral que existía en el Ayuntamiento de Motril, alcanzamos un acuerdo en el SERCLA, entre el gobierno local y los representantes sindicales, ratificado posteriormente por unanimidad de toda la corporación y el resto de partidos políticos, el día 11 de enero de 2019.

Se comprometieron a realizar una actualización salarial, la valoración de puestos de trabajo y la homogenización de los complementos de destino, con el fin de que este consistorio se equipare en estas cuestiones a la media de los ayuntamientos equivalentes a él. En este acuerdo se establece un calendario para el cumplimiento de los compromisos firmados, que a día de hoy no se ha llevado a cabo.

Cuando en repetidas ocasiones se ha solicitado el cumplimiento de los acuerdos recogidos en el SERCLA, este Ayuntamiento ha alegado la imposibilidad de llevarla a cabo debido a que dicho capitulo está sometido a un plan de ajuste y no hay el dinero suficiente para su cumplimiento.

La decisión tomada por esta administración de que el ahorro que anualmente se genera en el capítulo uno no se reinvierta en el mismo, deja claro y de forma evidente la intención del Ayuntamiento de incumplir las promesas y acuerdos adquiridos con sus empleados. Por otro lado, los últimos acontecimientos no solo demuestran el propósito de no cumplir los acuerdos, sino que además no se ha contado con la participación de la Mesa General de Negociación, como está establecido en todo lo que tiene que ver con el capítulo uno.

La semana pasada, y para demostrar aún más su prepotencia, han dado a conocer, a bombo y platillo, el borrador de los presupuestos para el año 2021, donde ponen nuevamente de manifiesto su desdén por sus trabajadores, al valorar puestos de trabajo sin contar con los representantes sindicales. Por desgracia este gesto se está convertido en
costumbre por parte de todas las corporaciones municipal.

Por todo lo expuesto, Junta de Personal y Comité del Ayuntamiento de Motril, hartos ya del trato recibido año tras año, han decidido inician una serie de protestas y movilizaciones encaminadas al cumplimiento de los acuerdos firmados entre el Ayuntamiento y sus trabajadores y a su vez luchar por cambiar la dinámica existente actualmente en materia de negociación.