IZQUIERDA UNIDA RECLAMA LA PUESTA EN MARCHA DE LOS PLANES DE EMPLEO JOVEN Y +30

0
321

La Junta de Andalucía lleva prometiendo desde 2015 los planes de empleo que permitan a los ayuntamientos la contratación de miles de desempleados y desempleadas que contribuyan a mitigar la situación de paro y pobreza que sufren sus familias. Sin embargo, a pesar de los recurrentes anuncios y de las promesas de Susana Díaz, los planes no llegan.

El último anuncio de que los fondos estarían en octubre a disposición de los ayuntamientos lo hizo la presidenta en la sesión de control al gobierno del 7 de octubre respondiendo a  preguntas de Antonio Maíllo, portavoz de IU.

Motril tiene actualmente 6.516 parados y paradas, según los datos de paro registrado de los servicios públicos de empleo, por lo que le corresponden 1,7 millones de euros para la contratación de 290 personas. Unos recursos que no llegan, lo que pone en evidencia la desidia de la Junta de Andalucía ante el paro y la pobreza de las familias andaluzas y motrileñas. Por este motivo, el pasado martes, alcaldes y alcaldesas, cargos públicos de las diputaciones y del Parlamento andaluz se concentraron ante el Palacio de San Telmo para exigir la puesta en marcha de los planes de empleo de forma inmediata. En esa protesta no participó ningún responsable político del Ayuntamiento de Motril.

Mientras tanto, la teniente de alcalde de Empleo del Ayuntamiento de Motril permanece en su despacho o participa sonriente en actos de entrega de diplomas de cursos de formación que merecen ocupar espacio informativo de las noticias de Telemotril y la portada de la web municipal. Resulta llamativo que tras 15 meses ocupando el cargo, la Sra. Escámez no haya impulsado una sola medida para la creación de empleo en nuestra ciudad (“Quien no la conozca, que la compre”, que diría Antonio Maíllo).

Los parados de Motril reclaman tierras y trabajo, los desahuciados, techo, los pobres, pan y los excluidos dignidad, mientras que el gobierno local mira para otro lado, asiste a eventos e inauguraciones de postín, apoya la promoción de productos e iniciativas privadas, o presenta ofrendas a La virgen de la Pastora.

El poderoso hermano de la Sra. Escámez, a pesar de sus veladas amenazas para el caso de que los dineros de la Junta no lleguen a Motril, calla. No mueve ficha. Quizás esté demasiado ocupado — como su equipo de colaboradores– en atender a las decenas de personas que cada día hacen cola a la puerta de su oficina para preguntarle qué hay de los suyo (así se hace política en Motril).

Izquierda Unida de Motril deplora que el Gobierno Local no exija a la Junta de Andalucía la puesta en marcha inmediata de estos planes de empleo, sumándose a las movilizaciones de otros ayuntamientos andaluces. A la vez, reitera su reclamación de que, cuando lleguen esos planes, el proceso de selección de los candidatos se desarrolle de forma transparente, con luz y taquígrafos, lejos de los despachos de los hermanos Escámez.