El acuerdo adoptado en noviembre de 2017 a propuesta de Izquierda Unida, establecía que la Ordenanza Fiscal se modificara para que la Tasa por la instalación de cajeros automáticos por parte de entidades financieras ascendiera a una cuantía mensual de 350 euros. Este incremento supondría un importante aumento en la recaudación, que podría ascender a más de 40 mil euros anuales.

En dicho acuerdo se incluye el compromiso de destinar, al menos, el 80% de esa recaudación a actuaciones de carácter social lo que permitiría, por ejemplo, la concesión de becas educativas a los estudiantes motrileños de los diferentes niveles educativos, para contribuir a sus gastos y a los de sus familias. Una iniciativa que, a pesar de estar también aprobada por el Pleno de la Corporación el gobierno local tampoco ha puesto en marcha.

De este modo, se da la circunstancia de que un quiosco de prensa o  una caseta de venta de churros de 2 metros cuadrados, ubicados en la vía pública, está pagando una tasa de 581,8 euros anuales, mientras que un cajero del BBVA, o del Banco de Santander, o de cualquier otra entidad financiera no está pagando nada.

Christian Linares, concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Motril, ha denunciado esta situación y ha reclamado a Flor Almón que corrija este despropósito.

El edil de IU ha criticado la falta de diligencia y de compromiso social de los distintos responsables políticos de Hacienda en los últimos años, que han permitido que las entidades financieras queden exentas de sus obligaciones tributarias con la ciudad, al contrario que los vecinos y vecinas de Motril a las que se les exige con rigor y sin contemplaciones el pago de sus tributos e impuestos con independencia de sus circunstancias económicas y sociales o de la cuantía de los mismos.

Linares ha reclamado a Flor Almón que se ocupe de los problemas y las necesidades reales de la ciudad y las de sus vecinos y vecinas, y no tanto de sus grandes proyectos que solo beneficiarán, una vez más, a las grandes empresas y a los poderosos.

En su opinión, resulta inaplazable un cambio en el modo de hacer política municipal en nuestra ciudad para que ésta responda, prioritariamente, a los intereses de una mayoría ciudadana. Un cambio que, vaticina, vendrá de la mano del proyecto de progreso que defiende y representa Izquierda Unida.

Dejar respuesta