Izquierda Unida denuncia el despido de 90 trabajadores de Mercomotril

1472
Publicidad

Las trabajadoras y trabajadores de Mercomotril han convocado una concentración, hoy miércoles a las 12 horas, en las instalaciones de la empresa para oponerse a estos despidos y defender la continuidad de la actividad de la empresa, que cuenta con una plantilla de más de 300 trabajadoras y trabajadores.

La representación de los trabajadores sospecha que estos despidos son el preludio de la entrada de la empresa en concurso de acreedores y el cierre de la empresa, poniendo en riesgo la pérdida de los empleos, que afectaría a más de trescientas familias motrileñas.

Izquierda Unida ha denunciado esta situación que vendría a agravar la intolerable situación de desempleo que padece Motril, donde 6.647 personas estaban apuntadas en las oficinas del paro en el mes de octubre, según datos del Servicio Andaluz de Empleo. Una situación lamentable que se está convirtiendo en estructural en la Costa, a la vista del número de desempleados y desempleados que en los últimos años alcanza una tasa que oscila entre el 22 y el 24%.

Izquierda Unida de Motril ha reclamado la intervención de la Junta de Andalucía, como Administración Laboral competente y, en la medida de sus posibilidades, del Ayuntamiento de Motril, para que se evite esta situación y se impida que desaparezca esta empresa, que surgió de la privatización de la pública Mercomotril en 1992.

El posible cierre de la empresa podría esconder detrás una operación empresarial para su compra por parte de otra empresa del sector, según mantienen los trabajadores, lo que aumenta su incertidumbre, a la vez que pone de manifiesto la perversión de los procesos privatizadores que suelen suponer, además de la la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas, la especulación con la fuerza de trabajo.

Para Izquierda Unida, este caso es una muestra más de la voracidad del capitalismo, un sistema radicalmente injusto que antepone la obtención de beneficios a la dignidad de las personas. Una situación que cada vez resulta más evidente a nivel global y que debe reafirmar a las organización de la izquierda transformadora en su lucha por la nacionalización de los medios de producción.