IU-Equo propone instalar la biblioteca de Santa Adela en dependencias del Centro de Desarrollo Turístico

142
Publicidad

Señalan desde IU-Equo que la Agencia de lectura de Santa Adela, en la calle Boliche, cuenta con unas instalaciones muy modestas, al igual que los medios que tiene a su disposición. Como el resto de las bibliotecas municipales tampoco ha sido objeto de mejoras en los últimos años, manteniendo su actividad y función gracias al esfuerzo y al compromiso profesional de los empleados y empleadas municipales que allí desarrollan sus funciones.

Para IU-Equo, en una barriada popular como Santa Adela, en la que viven fundamentalmente familias trabajadoras, es esencial contar con “equipamientos públicos adecuados” que favorezcan la mejora de sus condiciones de vida, sobre todo en aquello que tiene que ver con la educación y con la cultura, como herramientas en favor de la igualdad de oportunidades.

Por este motivo IU-Equo propone al Ayuntamiento, a través de una moción que han presentado al próximo pleno municipal, el traslado de la biblioteca de Santa Adela al edificio del Centro de Desarrollo Turístico, unas dependencias que, consideran, están infrautilizadas, a pesar del elevado coste que supone el mantenimiento de sus instalaciones y que, además, dispone de espacios que no tienen un destino concreto en alguna de sus plantas.

La portavoz de IU-Equo, Inma Omiste, ha declarado que, a pesar de su proximidad, las instalaciones del Centro de Desarrollo Turístico “no dan ningún servicio a los vecinos y familias del barrio” pese a que, inicialmente, su proyecto hacía referencia a la habilitación de un espacio de “dinamización social” para las barriadas de Santa Adela y El Varadero.

El traslado de estas instalaciones podría aprovecharse, según consideran en IU-Equo, para la apertura de una sala de estudio con las condiciones necesarias, al tratarse de espacio muy demandado actualmente por los usuarios de las bibliotecas.

El Grupo municipal de IU-Equo incluye en su propuesta la demanda de que la gestión de las bibliotecas municipales que, actualmente, corresponde a la concejalía de Educación, se asigne a la consejería de Cultura, al ser éste su “ámbito natural”.