EQUO rechaza la recalificación de terrenos en la Vega de Motril para construir una gran superficie

1035

EQUO Granada ha mostrado esta semana su más absoluto rechazo a la recalificación que pretende llevar a cabo el Ayuntamiento de Motril de suelos de la Vega, que pasarían de ser suelos no urbanizables de protección agrícola a suelo comercial, al objeto de posibilitar la construcción de una gran superficie.

Así el consistorio, al frente del que se encuentra la socialista Flor Almón, que gobierna junto con el PA, aspira a aprobar en el próximo pleno municipal una modificación del PGOU que permita la recalificación de una zona en la que tradicionalmente se ha vivido de la agricultura, y en la que se produciría un impacto “nefasto” para la actual actividad económica, debido a las nuevas construcciones y el aumento del tráfico rodado y la afluencia de personas en el futuro.

“Sabemos que intentarán confrontar como siempre, y que tratarán –como ya vienen haciendo- de comprar a la ciudadanía vendiendo los nuevos puestos de trabajo, pero es un discurso que se cae por sí solo”, ha señalado el portavoz de EQUO en Motril, Juan Luis Valdivieso. Y es que el centro comercial que pretende levantarse en la Vega -“promoviendo un nuevo ‘pelotazo’ cuyo resultado, probablemente, sea el de siempre, con beneficios sólo para unos pocos”- podría construirse en otro sitio, dado que existen zonas libres de terreno catalogado como comercial”.

“Por ejemplo, 200.000 metros cuadrados en la zona de la Rambla de Los Álamos están sin ocupar”, ha señalado Valdivieso, que ha querido dejar claro que EQUO Granada no rechaza el proyecto en sí, sino la recalificación del suelo y la ubicación elegido para levantarlo.

Asimismo, “también debemos ser realistas y tener claro que el empleo que promueven estas grandes superficies no debería ser el ejemplo a seguir”, dado que no ofrecen puestos de trabajo estables y de calidad, y por el contrario perjudican al comercio local, “que es el que debemos impulsar, pues sus beneficios sí que revierten directamente en la economía de la ciudad”.

El modelo de grandes superficies en los extrarradios que aleja a los compradores del corazón de las ciudades, provocando una mayor huella de carbono, acrecentando los problemas de movilidad y dañando al comercio de proximidad “no puede ser nunca una prioridad en nuestras políticas, que deben velar por proyectos que favorezcan el bien común y no los beneficios de la empresa privada”.

Igualmente, desde la formación política consideran que para realizar un análisis fidedigno en cuanto a creación de empleo habría que tener en cuenta también el empleo que se pone en riesgo con esta instalación, que influiría negativamente en los cultivos de los alrededores y sus estándares de calidad. “Los terrenos que ahora se quieren recalificar fueron catalogados como suelo no urbanizable de protección agrícola para cultivo tradicional por un motivo, que sigue totalmente vigente. La actividad –y expansión- comercial de Motril debe centrarse en otras zonas ya contempladas en el PGOU, pero debemos proteger los valores paisajísticos, históricos y productivos de la Vega, apostando por una agricultura ecológica y de calidad en la zona que permita fortalecer la competitividad de nuestros productos locales, impulsando el modelo de agricultores que autogestionan sus cultivos”, recalca EQUO.

En los informes presentados para justificar esta recalificación el Ayuntamiento habla de ‘gasto 0’, “al tratarse de una inversión privada y correspondiendo el mantenimiento de la zona a una Entidad de Conservación”. Pero desde el partido verde recuerdan que hay que tener en cuenta que esos beneficios también serán privados, “mientras que los vecinos y vecinas de nuestra ciudad se verán afectados por la puesta en marcha de esta gran superficie”.

Por ello, Valdivieso y todo EQUO Granada ha hecho un llamamiento a los grupos con representación en el Ayuntamiento de Motril para que no saquen adelante esta propuesta de recalificación. “Rediseñemos nuestro modelo económico y de consumo”, ha insistido. “Y, mientras lo hacemos, siempre podemos permitir que se construya esta superficie comercial en el suelo que ya existe para ello, y no poniendo en riesgo la riqueza de una tierra como la Vega”.