La patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en Motril ha intervenido 29 kilos de pulpo común y ha denunciado al pescador por infracción de la normativa, gracias a la colaboración ciudadana que alertó de que una persona practicaba pesca submarina y capturaba posiblemente pulpos en un punto próximo a La Herradura.

Los efectivos del Seprona observaron desde un acantilado cómo un hombre salía del agua llevando una malla que ocultó entre las rocas, dirigiéndose a su vehículo sin captura alguna.

Los agentes le identificaron e inspeccionaron la zona donde había dejado la malla, que encontraron finalmente entre unas rocas y tapada con otras, con 14 pulpos que dieron un peso total de 29 kilos.

El Seprona levantó la correspondiente acta de denuncia, puesto que la normativa andaluza especifica que en el ejercicio de la pesca marítima de recreo sólo está permitida la captura de peces, por lo que es ilegal la de todas las especies de cefalópodos.

Dejar respuesta