Publicidad

La alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro, y el director de la Escuela de Arte, Rubén García, han firmado esta mañana un convenio para la restauración completa de los ocho cabezudos, de propiedad municipal y que se han utilizado a lo largo de los años para diversas actividades festivas, siempre relacionadas con los más pequeños. Ambas partes están de acuerdo en establecer una colaboración para la puesta en valor del Patrimonio Histórico Cultural de la ciudad, con el fin de que estos bienes estén disponibles para su disfrute y poder ofrecerlos en buenas condiciones a la sociedad.

El convenio establece que  el Ayuntamiento se hará cargo de la difusión pública de la restauración realizada por la Escuela de Arte para un mayor reconocimiento público  de sus actividades formativas. La Escuela de Arte cuenta con profesores con gran experiencia en restauración y con una amplia oferta formativa donde se imparte las enseñanzas profesionales de artes plásticas y diseño, así como la modalidad de Bachillerato de Artes.

La alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro, ha declarado que su empeño es “recuperar las tradiciones y el patrimonio de la ciudad” y ha destacado el esfuerzo realizado por la concejalía de Fiestas y Patrimonio Azucarero, cuya titular es Magdalena Banqueri, para localizar las ocho figuras. García Chamorro ha asegurado que el objetivo que se persigue con la firma de este convenio es disponer de los ocho cabezudos completamente restaurados para la celebración de las fiestas patronales del próximo año y ha destacado que estas figuras forman parte del “patrimonio de todos los motrileños”.

“Los equipos de Gobierno pasarán, pero eso se quedará en el Ayuntamiento como una parte importante de nuestra historia y de nuestro patrimonio”, ha dicho la alcaldesa, que ha resaltado la colaboración que presta la Escuela de Artes y Oficios, sin cuya ayuda “sería complicado que el Ayuntamiento pudiera llevar a cabo esta restauración”. García Chamorro ha subrayado la importancia de este tipo de colaboraciones entre la administración local y los centros educativos, con las que también “se pone en valor a los alumnos y al profesorado de la Escuela de Artes y Oficios”.

El director de la Escuela de Arte de Motril, Rubén García, ha explicado que las piezas no se encuentran en “muy mal estado” de conservación, aunque sí presentaban arañazos y restos de suciedad. García ha explicado que la labor principal consistirá en realizar un trabajo de reintegración cromática para recuperar la falta de pintura y ha asegurado que, como restaurador, supone “una satisfacción poder dedicarme a esta tarea y recuperar la imagen íntegra de los ocho cabezudos”.