Publicidad

El programa de proximidad de Cruz Roja Granada desarrolla acciones preventivas ante la llegada de las altas temperaturas. El calor puede tener efectos negativos sobre la salud, como debilidad, fatiga, dolor de cabeza, falta de apetito, insomnio o calambres, y son preocupantes en niños o personas mayores, que pueden incluso sufrir mareos y las lipotimias.

Los técnicos y voluntarios de Cruz Roja Granada ofrecen consejos a los usuarios de Ayuda a Domicilio para afrontar el calor y velan por su bienestar a lo largo de la temporada de altas temperaturas. Estas recomendaciones se realizan vía telefónica durante el verano y van dirigidas a personas mayores y a sus familiares.

En Granada se realizan a través de las asambleas de Granada, Albolote, Motril, Loja, Guadix y Baza llamadas a lo largo del verano dando las recomendaciones recogidas en el proyecto. Estas llamadas están destinadas sobre todo al colectivo de personas mayores de 65 años, unos 1.500 usuarios.

A su vez, voluntarios de Cruz Roja Española en Granada realizan a pie de calle una campaña de difusión mediante la entrega a los viandantes de folletos con sugerencias de salud y prevención.

Con el fin de reducir los problemas derivados de las altas temperaturas, Cruz Roja Española recuerda una serie de pautas sencillas en el día a día para poder disfrutar del calor y del verano con más seguridad en el exterior, en casa, cuando se va en automóvil, a nivel personal, en las comidas, si se tiene algún problema de salud o si se exponen al sol.

El calor no afecta a todas las personas por igual, algunas son más vulnerables como los mayores, las personas con enfermedades y con diversidad funcional, personas con sobrepeso y la etapa de la infancia.