Publicidad

La reproducción de especies amenazadas en la Charca de Suárez se encuentra en grave riesgo si no se procede de forma inmediata a su vallado y protección. Su ampliación sigue sin materializarse En el día mundial del Medio Ambiente, la Asociación Buxus vuelve a constatar el retroceso de los parámetros ambientales en nuestra comarca.

Aguas

Aguas residuales: continúan sin resolverse los vertidos procedentes de las viviendas ilegales situadas en la Vega de Motril y en el suelo no urbanizable del municipio. A esta situación se suman los vertidos de hidrocarburos que afectan a la rambla de los Álamos y la playa de las Azucenas. Siguen sin depurarse la mayor parte de las aguas en los municipios situados por encima del punto de derivación de las aguas potables que abastecen a Motril y Salobreña. La Presa de Rules ha demostrado ser el gran desastre económico-ambiental de la Costa. Los enormes recursos económicos consumidos en su construcción (más de 200 millones de euros) podrían haber sido destinados a infraestructuras del conocimiento y ambientales en la comarca. Existían alternativas más viables económica y ambientalmente que fueron desestimadas a favor de este desastre que demanda del orden de otros 300 millones de euros para la construcción de las tuberías de distribución. La central hidroeléctrica que podría abastecer a 20.000 personas sigue sin ponerse en marcha. El Río Guadalfeo se ha convertido en su tramo inferior en un autentico vertedero donde se acumulan residuos de todo tipo. En general, el conjunto de los cauces y ramblas desde Puntalón a Albuñol acumulan residuos de la agricultura intensiva.

Residuos

Sigue sin existir una gestión eficaz de los residuos de la agricultura intensiva que acaban dispersos por cauces, playas y caminos. Igualmente van en aumento los depósitos incontrolados de residuos de construcción y demolición en el medio rural. La gestión de residuos sólidos urbanos sigue estancada con niveles mínimos de recuperación: de las algo más de 387.000 tm tratadas en la provincia más de 337.000 van a vertedero.

Suelo

La ocupación del territorio continúa siendo el principal elemento de destrucción del suelo. La agricultura intensiva muestra una ralentización en los últimos años (solo 26 hectáreas en toda la costa, 6 en Motril) pero la actividad inmobiliaria continua destruyendo los parajes de mayor calidad como es el caso de la Caleta de Salobreña. En Motril, las modificaciones del PGOU han desclasificado cerca de 40.000 m2 de vega protegida con destino a nuevas superficies comerciales y gasolineras. El ayuntamiento ha procedido a reprogramar el Plan General en el que se han incluido 440 nuevas hectáreas que se suman a las casi 700 sin ocupar destinadas a invernaderos, pese a la escasa demanda de nuevos suelos. Aire Las quejas por contaminación atmosférica por partículas, ruidos y vibraciones siguen afectando a la barriada de Varadero como consecuencia de la actividad portuaria.

Costas

Las playas de la Costa de Granada continúan su proceso regresivo acelerado por la pérdida de aportes en el Río Guadalfeo como consecuencia de la barrera impuesta por la Presa de Rules. La política de la Administración consistente en el transporte de arenas a través de camiones ha costado en la Costa de Granada los últimos 10 años del orden de 10 millones de euros sin resultados, provocando además la inundación continuada de la Playa de Poniente en Motril. Se imponen medidas inmediatas de ordenación del territorio para paliar estos efectos que serán más acusados como consecuencia del Cambio Climático.

Espacios Naturales

La administración ambiental sigue sin proteger los espacios singulares de nuestra comarca. La Sierra de Lújar sigue sin protección al igual que otros parajes como el Tajo de los Vados, la Sierra de los Guajares o el Barranco del Valenciano en Albuñol. La Charca de Suárez sigue sin tener una figura de protección estable y su anunciada ampliación sigue sin ejecutarse y sin voluntad para hacerse. La inexistencia de vallado en su límite occidental hace que la entrada de perros asilvestrados y jabalíes ponga en grave riesgo el programa de reproducción de las especies en peligro de extinción. Incendios. Tras dos años del incendio que destruyó el Alcornocal de Lújar sigue sin actuarse en la zona. Es urgente un plan de actuación que garantice otro modelo forestal en la zona. Del mismo modo urge un plan de sensibilización a la población rural sobre el riesgo de la utilización del fuego en el campo.

Transparencia

La inclusión de la participación ciudadana de forma activa en la toma de decisiones ligadas a los temas ambientales es prácticamente inexistente y relegada a una mera formalidad. Las alegaciones de las asociaciones a los diferentes proyectos son sistemáticamente ignoradas. El Ayuntamiento de Motril lleva 10 años sin convocar el Consejo Municipal de Medio Ambiente.