Agentes de la Policía Nacional de Motril desmantelan un punto de venta de drogas que se escondía tras un taller de reparación de vehículos

60
Publicidad

Agentes de la Policía Nacional de Motril han desmantelado un punto de venta de sustancias estupefacientes, cocaína y marihuana, que se escondía tras un taller de reparación de vehículos. Durante la intervención ha resultado detenido el responsable del establecimiento, que se encontraba en el mismo, un varón de 42 años de nacionalidad española con numerosos antecedentes policiales como presunto responsable de un delito de tráfico de estupefacientes.

En el marco de la lucha contra el tráfico de sustancias estupefacientes que se viene desarrollando en la localidad costera y como resultado de los contactos que establece la Policía Nacional de manera regular y constante con su población, asociaciones, e instituciones, los agentes recibieron cierta información acerca de la posible venta de drogas en un taller de reparación de vehículos.

Durante su servicio de tarde, varias dotaciones policiales uniformadas del Grupo de Atención al Ciudadano –G.A.C.- llevaron a cabo una inspección en el taller señalado, el cual se encontraba abierto al público y con signos de funcionar como tal. Tras comprobar que la información recibida podría ser cierta, ya que, efectivamente había un trasiego inusitado de personas. Durante el registro del local, localizaron una serie de objetos y sustancias que vinieron a confirmar que el comercio se había establecido como un punto de venta de estupefacientes.

Sobre el banco de herramientas hallaron una báscula de precisión pequeña y dos relojes dorados. En uno de los cajones había dos básculas de precisión más y un trozo de cocaína en roca que arrojó un peso de 6,38 gramos, así como una tira de alambre plastificado. Además, en una caja de herramientas, encontraron varias bolsas de plástico con recortes, de los que habitualmente se utilizan para la fabricación de bolsitas destinadas a contener pequeñas dosis de droga, obteniendo de esta forma indicios de una posible venta de estupefacientes al menudeo. También se incautó una caja metálica con alrededor de 30 gramos de marihuana.

El propietario del negocio fue identificado como un varón de 42 años de nacionalidad española con cerca de una veintena de detenciones previas a quien se le intervinieron 80 euros en efectivo que portaba en el momento de su detención practicada durante la intervención policial en el establecimiento, lugar en el que se encontraba, el cual ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial de Motril.