Los agricultores de la Costa Tropical continúan destruyendo la producción de  pepino holandés desde el pasado jueves como protesta ante los bajos precios que perciben. Los productores afirman que estaban vendido pepinos de primera calidad a menos de 20 céntimos de euro cuando en los lineales de los supermercados cuesta en torno a los dos euros el kilo. Se da la circunstancia de que el pepino holandés es de los productos que menos manipulación necesita y que más tiempo permanece fresco porque lo que los agricultores no entienden los márgenes que consiguen los intermediarios.

El Ayuntamiento de Motril ha cedido para despositar las cargas de los camiones una superficie que equivale a dos campos de fútbol junto al recinto ferial de la localidad.

El objetivo de la protesta en primer lugar es conseguir el apoyo de los consumidores al hacer público el problema y después conseguir que los precios para el agricultor aumenten al menos hasta los 45 céntimos que es el coste de producción.

Los agricultores el primer día comunicaron al Banco de Alimentos y a distintos organizaciones humanitarias que se iba a proceder a esta protesta para entregar los pepinos antes de retirarlos.

Dejar respuesta