Publicidad

El miércoles se produjo un nuevo aplazamiento de la orden de desahucio que pesa sobre la vivienda ubicada en el inmueble número 16 de la calle doctor Tercedor de Motril, en popular barrio de La Fabriquilla. Integrantes de Stop Desahucios de Salobreña han apoyado a la familia afectada por la acción de la entidad bancaria.

Desde antes de las diez de la mañana un grupo de personas esperaban en la puerta del edificio, donde se ubica la vivienda tercero derecha sobre la que pesa una orden de desahucio, la llegada de los representes del juzgado de instrucción número uno de Motril.

La afectada por el desahucio, Ángeles Ruiz Rubiño, ex trabajadora de Mercomotril, fue avalada por sus dos hermanos, ambos con diversidad funcional y vinculados a Aprosmo, para poder hacer frente a la hipoteca de la vivienda con la entidad bancaria de Caja Rural. Ahora, en un plazo no determinado de tiempo, deberá abandonar este domicilio mientras esperan el compromiso del Servicios Sociales de buscarle un alquiler social.

La afectada que reside en la barriada de La Fabriquilla desde el año 1999 y mantienen buenos lazos de vecindad, aceptaba con resignación la solución alcanzada, auqnue no estaba de acuerdo con la misma.

La negociación con la agente judicial ha permitido hacer que el plazo para la ejecución hipotecaria se amplíe y, entre tanto, intentar conseguir la aplicación de un alquiler social para una familia compuesta por cuatro miembros.

Desde Stop Desahucios Salobreña han valorado como positivo el aplazamiento y han manifestado que continuarán luchando por este y otros casos de afectados por las expulsiones de viviendas, dado que es un derecho constitucional.