Motril vibró y se volcó con su XXXVII Media Maratón en una jornada de exaltación y emoción deportiva

38
Publicidad

El parón provocado por la pandemia devolvió a Motril, con más fuerza que nunca, la ilusión por su prueba deportiva más emblemática: la Media Maratón. La XXXVII edición de una de las pruebas más duras de Andalucía, tanto por la elevada humedad de la zona como por las pronunciadas pendientes presentes en casi la mitad del recorrido, mucho más acusadas en los últimos 5 kilómetros del mismo, la han convertido en un reto que puso a prueba la capacidad de los atletas participantes; de los cuales tan solo 342 consiguieron finalizar la carrera.

La propia alcaldesa de la ciudad, Luisa María García Chamorro, que vivió los instantes más emocionantes de la jornada junto a buena parte de su Equipo de Gobierno, reconocía que la carrera “es una auténtica prueba de fuego que la convierte en todavía más atractiva tanto para los atletas locales como para muchísimos participantes de toda Andalucía”. La primera edil, que tuvo palabras de elogio y felicitación hacia el Área de Deportes, agradeció “cómo se han implicado y volcado todos los profesionales y técnicos de esta área y la valiosísima participación de la Policía Local y Protección Civil”. De la misma forma, García Chamorro dio las gracias a los numerosos voluntarios, “cuyo comportamiento ha sido ejemplar tal y como han relatado los propios atletas”.

Desde el Área de Seguridad “éramos muy conscientes de lo que supone paralizar la ciudad y su franja marítima para que se desarrolle la prueba, pero la colaboración y comprensión ciudadana ha sido general y formidable”, decía la teniente de alcalde María Ángeles Escámez quien destacó el papel de la Policía Local “en una jornada muy complicada a la hora de cerrar las calles, avenidas y carreteras urbanas”, así como la indispensable labor de Protección Civil, que tuvo que intervenir en varias ocasiones para atender a los corredores.

Y mientras que el sentir general fue que la organización fue brillante, el concejal de Deportes, Daniel Ortega Moreno, recogía esa sensación colectiva con gratitud y alabando “al amplísimo contingente humano que ha colaborado, tanto miembros de esta Área de Deportes como del resto del Ayuntamiento y un voluntariado maravilloso que estuvo muy a la altura de una prueba como esta”. Ortega destacó la extraordinaria disposición de las bolsas de corredor entregadas antes y después de la prueba, donde no faltó de nada para reponer las fuerzas de los participantes, al igual que el agua dispensada en tantos puntos del recorrido que no había tramo sin atención. “Ha sido muy importante la aportación de nuestros patrocinadores y colaboradores, porque han engrandecido nuestro evento deportivo estrella y hay que agradecérselo al máximo”. Un día en el que, además, ya se mira a la edición 2022 en la que se podrá volver al cupo tradicional de corredores, las pruebas de 10 y 5 k o la llamativa Feria del Corredor.

Mención aparte merece el homenaje, que brilló con luz propia, a los consagrados atletas José Manuel Misas y Manuel Cardona. Un homenaje que se brindó a sus familiares al término de la carrera, previo a la entrega de premios, y que literalmente dejó en silencio a toda la plaza de la Coronación con la intervención de Viola Tempestad, y la interpretación de Nessun Dorma; además de las actuaciones previas a la salida, en la Avenida de Salobreña.

La animación fue, también, una invitada excepcional antes, durante y después de la prueba. Hay que destacar la de Divercomba, en el acceso a Playa Granada, Interocio en el Polígono El Vadillo, los cabezudos de la organización de Motríteres, que empujaron con su alegría a los atletas en una jornada inolvidable.

Ahora, el Área de Deportes piensa ya en sus próximas convocatorias, como la Carrera de la Mujer (28 de noviembre) o la popular y alegre San Silvestre, que tendrá lugar el 17 de diciembre próximo.