Motril refuerza la ‘segunda trinchera invisible’ frente al COVID-19 con sus servicios sociales a pleno rendimiento

217
Publicidad

Los más de sesenta trabajadores del área de Acción Social continúan prestando servicio en la lucha contra el coronavirus. Reconocidos por el Gobierno de España como “servicios esenciales” para la atención a los colectivos más desfavorecidos y vulnerables -como personas mayores en situación de dependencia o familias sin recursos económicos y afectadas por la situación de crisis sanitaria-, los trabajadores de Servicios Sociales de Motril constituyen la ‘segunda trinchera invisible’ para contribuir a paliar los efectos del COVID-19. La alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro, calificaba recientemente el funcionamiento de los servicios asistenciales de la ciudad de “impecable” y anunciaba un “refuerzo de las partidas de asuntos sociales” para hacer frente “a unos días muy complicados para las familias que peor lo están pasando”.

Entre las medidas de emergencia adoptadas por el Consistorio motrileño, figura la suplementación de las ayudas para alimentación y las ayudas de emergencia social en el presupuesto general del Ayuntamiento mediante transferencias de crédito, la habilitación del pabellón de deportes para acoger a las personas sin techo y la puesta en marcha un servicio de ‘cáterin’ para menores en riesgo de exclusión social. La teniente de alcalde de Acción Social, Inmaculada Torres, ha querido poner en valor el trabajo que realiza el personal de Acción Social que “sigue trabajando por y para las familias que más lo necesitan, para los mayores y menores, y para las personas sin techo” y ha insistido en recordar “a quien lo necesite” el número telefónico de atención social 958833013, desde el que la plantilla de su departamento continúa trabajando en la tramitación de ayudas y prestaciones, proporciona información y coordina todos los recursos.

El área de Acción Social dispone en estos momentos de un presupuesto de 38.326 euros para ayudas de emergencia o prestaciones sociales de carácter económico para atender las situaciones de urgencia que se detectan y que aumentan día a día desde el inicio de la epidemia. Durante los primeros días de confinamiento, se han tramitado ayudas por un importe de unos 4.000 euros. Los servicios sociales también disponen de Ayudas Económico Familiares financiadas conjuntamente por el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía que ascienden en el momento actual a unos 32.100 euros. Tan solo en estos últimos días, se han destinado ayudas de este tipo para las familias más necesitadas por un importe total de 2.208 euros.

Un centenar más de beneficiarios del programa de alimentos

Desde el inicio de la crisis, se ha realizado un esfuerzo importante para atender las demandas recibidas canalizándolo a través del Programa de Alimentos del Fondo Europea de Ayuda a los más desfavorecidos que se gestiona desde el Área de Acción Social del Ayuntamiento de Motril como Organización Asociada de Reparto. En la tercera fase de este programa, se han recogido 40.922 kilogramos de comida y se contabilizan 1.390 personas beneficiarias. Desde que el comienzo de la crisis sanitaria, los beneficiarios de este Programa se han incrementado en 102 personas. A principios de julio, se recibirá la siguiente fase que permitirá seguir dando cobertura a este tipo de necesidades.

Acción Social también ha reorganizado en solo unos días todo el sistema de comedores escolares que se prestaba desde el Plan Solidaridad y Garantías Alimentarias (SYGA) para menores con familias sin recursos económicos en colaboración con la Consejería de Políticas Sociales y Educación de la Junta de Andalucía. Para ello, se ha establecido un sistema de reparto de alimentos en dos centros educativos que disponían de las condiciones adecuadas para ello, atendiendo a más de 20 familias para que los menores no quedasen desatendidos y desprotegidos en la actual situación de crisis sanitaria. Este servicio, en el que se prevé la incorporación de más familias, se realizará dos días a la semana, garantizando los cinco menús que antes recibían. En total, podrían beneficiarse unos 40 menores.

Dispositivo especial para las personas mayores

El Ayuntamiento ha puesto en marcha además un servicio de atención telefónica de personas mayores solas, con independencia del seguimiento individualizado que realizan los técnicos del Servicio de Municipal del Dependencia de los casos valorados como más graves existentes en las bases de datos. En colaboración con la empresa ADL prestadora del Servicio de Ayuda a Domicilio, el Consistorio se asegura de que todas las personas atendidas están recibiendo la ayuda necesaria, gracias a la importante labor que realizan las auxiliares de ayuda a Domicilio. Los voluntarios del servicio de Protección Civil, por su parte, han realizado unas 350 asistencias a mayores, además de asistencias sanitarias y traslados hospitalarios que cubren toda la Costa Tropical de Granada. Los monitores de los Centros de Participación activa mantienen la actividad de los Talleres a distancia mediante materiales audiovisuales que se proporcionan telefónicamente, con la finalidad de mantener los programas de envejecimiento activo en esta situación de confinamiento. Igualmente, se han organizado grupos para la confección de mascarillas para los usuarios y empleados municipales que colaboran en estas tareas.

Además, el Consistorio, a través de los servicios municipales de Protección Civil, ha suministrado material de protección, como batas, guantes y mascarillas, a las residencias de mayores del municipio y a la Asociación a favor de las personas con discapacidad intelectual de Motril y la costa granadina (Aprosmo), en función de las disponibilidades del propio Ayuntamiento a través de las donaciones que está canalizando. Por ello, se insiste en hacer un llamamiento a empresas y particulares para que mantengan sus grandes niveles de generosidad en las donaciones.

Entre las medidas de urgencia adoptadas por los servicios sociales del Consistorio motrileño, se ha habilitado el Pabellón Municipal de Deportes como espacio para acogida y confinamiento para las personas sin techo, después de que la situación generada por el COVID-19 haya colmatado la capacidad del albergue de Jesús Abandonado, el recurso del que disponía el municipio para la estancia temporal de personas en situación de sinhogarismo. Con la colaboración de Cruz Roja Española y Cáritas Interparroquial, se han habilitado una veintena de camas desplegables y se les ha provisto de kits de higiene para aseo y ducha, servicio para lavandería, ropa y otros enseres necesarios para garantizar las necesarias condiciones de higiene.

Albergue habilitado para las personas sin hogar

La ocupación del albergue habilitado se ha completado en tan solo una semana de funcionamiento y se trabaja en la actualidad para mantener las condiciones sanitarias básicas del colectivo de personas sin hogar que se ha acogido temporalmente en estas instalaciones. Este colectivo de personas no tiene acceso normalizado a los medios de comunicación de prensa televisión y redes sociales por lo que sus conocimientos para hacer frente a este problema son escasos. Por ello, se ha puesto en marcha una labor educativa y social con las personas sin hogar para la aplicación de las recomendaciones de protección personal, de mantenimiento de distancias y de seguridad e higiene en el recinto habilitado. En este mismo sentido, se han elaborado protocolos de seguridad para los empleados municipales y los usuarios del Pabellón, que aseguran las normas de protección e higiene, y se han realizado este espacio intervenciones para su higienización de una manera intensiva.

El área de Acción Social ha organizado además unas líneas de coordinación con los agentes colaboradores. Se ha almacenado la donación de una cantidad importante de alimentos perecederos, cuya distribución se está organizando de forma conjunta con el reparto del Plan SYGA para complementar los lotes entregados, los que reciben las familias incluidas en el Programa de Alimentos municipal y el abastecimiento a las personas sin techo ubicadas en el Pabellón. Igualmente, se ha canalizado parte de los alimentos donados por los centros educativos al comedor social de Jesús Abandonado. La Asociación Amigos del Sáhara ha puesto a disposición municipal para su gestión o reparto todos los alimentos que se recogieron en la campaña Caravana por la Paz realizada recientemente. La Oficina de Caixa Bank a través de Caritas ha donado 1.000 euros para la compra de materiales y enseres personales básicos para los transeúntes del Pabellón. Otros comercios particulares -como la empresa de cáterin ‘Como en casa’ o Farmacia Valdivia´- han atendido a necesidades puntuales con generosos donativos.