Motril reabre sus museos históricos y culturales tras una importante puesta a punto de todas las instalaciones

104
Publicidad

En plena fase 2 de la desescalada, la normalidad ha vuelto a la totalidad de los espacios museísticos de la ciudad de Motril con la reapertura, hoy día 3, de las instalaciones del Museo de Historia, Pre-Industrial de la Caña de Azúcar y Hernández Quero. Se trata de tres imponentes espacios donde, en líneas generales, se recorre la historia de todos los tiempos del municipio o se expone un patrimonio cultural de primer orden.

 Sin embargo, no se ha tratado exclusivamente de la reapertura de los grandes escaparates históricos, culturales y también emocionales de la ciudad. Hoy, la alcaldesa de Motril, Luisa María García Chamorro, ha aprovechado la visita a estos emblemáticos espacios para anunciar la importante labor de mantenimiento, adecuación, mejora y limpieza que el ayuntamiento ha ejecutado en todos los recintos museísticos durante todas estas semanas, y que ha permitido “solucionar problemas que llevaban años arrastrándose, haciendo mejoras espectaculares  y añadiendo un plus de atractivo que no van a pasar desapercibidos ni a los motrileños ni a los visitantes”, dijo García Chamorro quien además ha visitado hoy las instalaciones del Archivo Municipal, ubicado en la Casa de La Palma.

 En plena conmemoración del Día de la Ciudad, la alcaldesa, además, ha felicitado al Área de Cultura por abordar de una manera decidida el solventar las deficiencias existentes en los museos de Motril “y poner a punto esta increíble carta de presentación de la ciudad, que tiene en espacios como el Pre-Industrial una verdadera joya que en 2019 registró más de 11.000 visitas”, explicaba la primera edil. Precisamente este lugar (el primero de los museos que tuvo la ciudad) aprovechó los restos arqueológicos del antiguo ingenio de La Palma para levantar sobre él una espectacular recreación de la fabricación del azúcar, en el periodo de siglos anterior a la irrupción de la moderna industria azucarera. Este recinto va a tener un punto y seguido, en cuanto a mejoras y novedades, en la zona acondicionada como plantío de caña, merchandising y recuperación total de los elementos visuales que habían sufrido deterioro con el paso del tiempo.

 En la misma línea, el museo Hernández Quero (que ocupa el antiguo y recuperado palacete de la familia Ruiz de Castro), se muestra resplandeciente tras las labores de limpieza, remozado, pintura y reparación impulsada por el área de Cultura y realizadas por el personal del ayuntamiento. La alcaldesa ha destacado, en este sentido, “el orgullo que es para la ciudad contar con un museo de rango provincial y que contiene una pinacoteca de extraordinario valor artístico que atesora obras incluso de Alonso Cano”. Para la regidora motrileña, este museo “continúa siendo un gran desconocido que contrasta con la excepcionalidad de su contenido” por lo que ha animado a los propios motrileños a visitarlo y descubrir la belleza no sólo de sus obras, sino del edificio en sí y en sus numerosas salas, aprovechadas con frecuencia por colectivos culturales y que, tras los trabajos realizados, ha sido dotado con un moderno sistema de sonido a la altura del recinto.

 Por su parte, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Motril, Miguel Ángel Muñoz Pino, se mostraba feliz del empujón dado a los tres museos de la ciudad tanto para engrandecerlos como para garantizar su conservación perfecta durante mucho tiempo: “hemos trabajado mucho durante semanas y esto ha supuesto reparaciones, pintura, iluminación, adecuación y todo lo que era necesario para que podamos lucir con orgullo nuestros museos”. Para Muñoz Pino, la inversión “era necesaria porque nuestra obligación no es solo programar, sino cuidar el patrimonio que tenemos y que es muy valioso”. El concejal, además, ha anunciado la entrada libre en el Hernández Quero y ha incidido en el carácter “mágico y especial de estos espacios que la ciudad puede lucir con mucha, mucha satisfacción”.

El revulsivo del Pilar

Es el patrimonio, precisamente, el punto de mira del objetivo de la actuación municipal en este ámbito. Hoy, la propia alcaldesa Luisa María García Chamorro vaticinaba que el recinto de la Fábrica del Pilar, principal exponente de la fabricación de azúcar en todo el continente europeo, no sólo vendrá a completar la escena museística de la ciudad, sino que la presidirá “y actuará como locomotora del atractivo cultural y turístico de la ciudad”. Para García Chamorro “es una apuesta clara del gobierno local, marcará un antes y un después y será un revulsivo sin precedentes para el municipio”. En relación a ello, el proyecto de edificio institucional está a punto de concluirse “y en breve lo presentaremos porque vamos a marchas forzadas”. No se puede olvidar, en este sentido, de que la financiación va con los fondos EDUSI (que tienen plazos) “y antes de finalizar el actual mandato municipal ya tendremos algo muy importante que enseñar desde el punto de vista cultural y turístico”.

 La concejala de Patrimonio Industrial Azucarero, Fiestas y Eventos, Magdalena Banqueri, ha explicado hoy –en referencia al proyecto de la Fábrica del Pilar- “llevaremos a cabo un abierto por obras en el todos los motrileños serán testigos de la evolución de los trabajos de recuperación y rehabilitación, tanto de la nave del tren de molinos como de la maquinaria de vapor”. En cuanto a los plazos, son tres. En 2020, 500.000 euros se destinarán a la rehabilitación de la Casa del Ingeniero donde irá ubicada la sede institucional, mientras que 1.500.000 euros se emplearán en 2021 y 22 para la nave del tren de molinos y catalogación de las máquinas de vapor. Banqueri, además, ha expresado su satisfacción por la apertura de los museos de la ciudad: “la labor realizada ha sido un gran trabajo y el preludio de todo lo grande que está por venir”.