Motril arranca el tren de su historia con la recuperación del mayor conjunto fabril azucarero de Europa

115
Publicidad

La enorme nave que alberga la maquinaria del Tren de Molinos de la Fábrica del Pilar ha sido hoy escenario de un hito decisivo, dentro del proyecto global de rehabilitación de la totalidad del complejo fabril. El proyecto de recuperación del recinto, ya concluso y listo para comenzar a ejecutarse una vez se produzca la licitación, ha sido presentado a la sociedad civil motrileña como un emblemático gran paso hacia el futuro. La alcaldesa de Motril, Luisa María García Chamorro, ha sido muy explícita en la presentación de un proyecto que cambiará el rumbo de la imagen y de la definición del Motril de los próximos años: “que la historia de Motril se apunte la fecha de hoy 18 de febrero de 2022. En este preciso momento, nuestra ciudad está saldando una deuda moral y emocional hacia las generaciones de hombres y mujeres que construyeron el presente de Motril”, dijo García Chamorro quien afirmó que “este Gobierno Municipal que dirijo tuvo muy claro, desde el primer minuto del primer día del actual mandato iniciado en 2019, que no estábamos dispuestos a consentir el abandono y el desperdicio de tiempo que había sumido a la Fábrica del Pilar en un peligroso letargo”. La regidora motrileña recordó que han bastado dos años para que el gran proyecto de Motril, “tome un brío descomunal que ha provocado la atención de todos los profesionales vinculados a la ingeniería, arqueología industrial, historiadores y expertos que, cada mes, visitan el recinto y reconocen abiertamente que Motril ha hecho la mejor elección de su historia reciente: devolver el Pilar a la ciudad”.

Para la alcaldesa, se han dado pasos firmes y seguros durante todo el actual mandato corporativo: “con valentía, responsabilidad y decisión este gobierno le entregará ya a Motril, el próximo mes, totalmente rehabilitada y restaurada, la Casa del Ingeniero, que será la sede institucional de la Concejalía de Patrimonio Industrial Azucarero y centro logístico de la gigantesca actuación rehabilitadora de la totalidad del complejo”. Recordó, igualmente, que en los últimos meses, además, se ha procedido a la rehabilitación de la antigua bomba de incendios, realizar una labor de limpieza integral tanto de los exteriores que bordean la nave del Tren de Molinos como de su interior.

“Y sí, ese es, desde ya, nuestro siguiente e inmediato objetivo: el Tren de Molinos. Miles de piezas, muchas de ellas de extraordinaria envergadura, que fueron las responsables de procesar millones de kilos de azúcar para ser repartida por medio mundo y cuyo sonido y movimiento pide paso de nuevo”.

En total, se trata de una inversión de cerca de 2 millones de euros, de los que más de millón y medio proceden de Fondos Feder y el resto es la aportación municipal. “esto no se le escapa a nadie: una gran parte del éxito de esta gigantesca y ambiciosa operación para transformar el rostro del Motril del siglo XXI ha tenido su origen en la responsabilidad y compromiso de quienes hemos sabido gestionar los fondos y ayudas, dándoles el destino para el que fueron concebidos y minimizando el gasto municipal”, añadió la primera edil motrileña quien dejó un buen hueco a la emoción al afirmar que “lo advierto con orgullo y con total seguridad. A medida que todo este enorme entramado de piezas comience a sacudirse de su letargo, Motril va a comenzar a escuchar el rugido del movimiento de toda su historia. Porque este Tren de Molinos va a ser la gran locomotora que arrastre, con fuerza y dejando olor a melaza, de ese gran proyecto de gran ciudad –que ya somos- y que vamos a multiplicar por diez”.

“Por la puerta grande”

“Un gran día para la ciudad”, tal y como lo definió el teniente de alcalde de Obras Públicas, Nicolás Navarro Díaz, quien remarcó que “Motril invierte dos millones de euros de fondos europeos y fondos propios en riqueza patrimonial y cultural. No sólo estamos transformando la ciudad con obras de infraestructura relacionadas con el crecimiento de Motril, sino que somos sensibles al cuidado y conservación de los espacios más singulares de la ciudad”, señaló Navarro para asegurar, acto seguido, que “invertir en cultura e invertir en nuestro patrimonio nos hace diferentes y singulares, nos hace encontrarnos con nuestro pasado por la puerta grande y, porque gracias a proyectos como este, nuestro destino será único en el mundo”, dijo el teniente de alcalde de Obras Públicas.

Nicolás Navarro remarcó que todo el equipo de esta área municipal “está volcado con este importante proyecto; pero el mismo no sería posible sin la dirección y supervisión del Área de Patrimonio Industrial Azucarero, el equipo de arquitectura responsable de la elaboración del proyecto, de la colaboración de la Consejería de Cultura y el empuje, sin fisuras, de nuestra alcaldesa Luisa María García Chamorro y todo su Equipo de Gobierno, especialmente de nuestros socios Antonio Escámez, José Lemos y sus respectivos equipos”, quiso destacar el edil de Obras Públicas.

La concejala de Patrimonio Industrial Azucarero, Magdalena Banqueri trasladó a los numerosos representantes de la sociedad civil motrileña la ilusión del gran paso que se ha dado hoy mismo en el interior de la Fábrica del Pilar: “la fábrica deja ya de ser un gigante dormido para postularse como uno de los monumentos más importantes del patrimonio industrial a todos los niveles; y lo digo porque tiene tres elementos que la hacen única: patrimonio mueble, inmueble y documental”. Según Banqueri, el gran proyecto de rehabilitación engloba el Tren de Molinos y su entorno, la Plaza de Cañas, que posibilitará su visita. Un anteproyecto elaborado por Cayuela Arquitectos, promovido por el Ayuntamiento de Motril y sujeto a fondos europeos dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado. “Este proyecto –relataba la edil- continene diferentes actuaciones que están basadas en las previsiones establecidas por el Plan Director y que, bajo la denominación ‘Abierto por Obras’, iniciará la activación de este patrimonio, haciendo musealizable el propio proceso de rehabilitación y su evolución”. Ese ‘Abierto por Obras’ es un programa pionero y singular que surge como iniciativa de abrir al público general los trabajos de restauración de monumentos en vía de rehabilitación “lo que provocará que la ciudadanía pueda disfrutar de un proceso increíble, como es la rehabilitación de un bien que consideramos Patrimonio Universal”, destacó Magdalena Banqueri.

Y, detrás, un gran equipo técnico al frente de un proyecto relatado por Antonio Cayuelas, quien ha incidido en que el gran público será protagonista directo de un proceso rehabilitador que será presenciado, in situ, por los ciudadanos; constituyendo un atractivo espectacular y único en el continente. Esto supondrá una importante actuación inicial en el exterior del recinto, para acoger a los visitantes que podrán contemplar el avance de la obra y recibir todo tipo de explicaciones sobre la larga historia de la fábrica azucarera. Un proyecto, que según su máximo responsable, respeta profundamente la historia, el sentido y el valor de un espacio industrial de un gran significado y entronque emocional con la ciudad, además de erigirse en uno de sus mejores y más potentes reclamos turísticos para los próximos decenios.