Publicidad

Radiotaxi Motril, la asociación que agrupa al 95% de los profesionales del sector en Motril ha emitido el siguiente comunicado en relación a las declaraciones de la compañera que se encuentra en huelga de hambre:

 Estimados clientes del taxi y demás usuarios, emitimos el siguiente comunicado de prensa para aclarar las “falsas acusaciones” que se están vertiendo sobre el colectivo de taxistas de Motril: Queremos lamentar las acusaciones públicas realizadas por nuestra compañera Soledad, al colectivo de taxistas de Motril. En primer lugar, resaltar que rechazamos cualquier tipo de discriminación, ya sea por ideología, religión, edad y en especial por sexo. Negamos de forma rotunda que exista en nuestro colectivo discriminación alguna por ésta cuestión, y lamentamos profundamente que se haya usado este argumento por nuestra compañera, sobre todo con un tema tan sensible como el que nos ocupa.

Debemos aclarar que la misma lleva ejerciendo como taxista en Motril muchos años, y no como ha transmitido a los medios de comunicación dos años y medio. Ha trabajado durante los anteriores años como asalariada para un propietario de una licencia de taxi del municipio de Motril y hasta la fecha nunca se ha puesto en conocimiento de ninguno de nuestros compañeros ninguna queja por éste motivo y nunca se ha dirigido a esta asociación informando de incidencia alguna por ésta cuestión. Informarles que la Asociación que represento está integrada por el 95% de las licencias en activo que existen en Motril y nunca hemos tenido problema alguno en éste sentido.

Hemos de destacar que nos consta, que nuestra compañera Soledad tras su etapa como trabajadora decidió adquirir en propiedad una licencia de taxi circunscrita su actividad, conforme a la normativa y legalidad existente, al término municipal de la Entidad Local de Carchuna y Calahonda.

Resaltar que cuando adquirió la citada licencia, nuestra compañera, era conocedora que la actividad profesional que podía ejercer estaba circunscrita a Carchuna y Calahonda, por establecerlo así la normativa aplicable.

Nos consta que Soledad se ha dirigido a los Tribunales con objeto de ampliar la zona a la que se encuentra adscrita su autorización administrativa, sin obtener un resultado satisfactorio, ni tampoco las quejas planteadas por ésta limitación geográfica establecida por la Ley al Ayuntamiento de Motril, Entidad Local Carchuna y Calahonda y Defensor del Pueblo Andaluz.

Además, debemos resaltar que desde esta asociación se ha intentado mediar para dar una
solución al problema, pues desde el Ayuntamiento de Motril, desde la Entidad Local de Carchuna y Calahonda, e incluso nos consta que la teniente alcalde del Ayuntamiento de Motril se han dirigido a nuestra compañera Soledad informándoles del uso indebido de la licencia que ostenta, por la limitación territorial que le compete, advirtiéndole que puede incurrir en graves sanciones. Pese a ello, durante éstos años nos consta que se ha hecho caso omiso a tales advertencias, y desde ésta asociación siempre se le ha querido dar una solución al problema, respetándola y dándole un trato igualitario, como al resto de
nuestros compañeros que si respetan la Ley existente.

Por desgracia no podemos pasar por alto, la trastienda económica de éste asunto, pues nuestra compañera Soledad adquirido una licencia por un valor de 10.000 o 15.000 euros y pretende trabajar, sin amparo legal, en el lugar donde otros compañeros hemos hipotecado nuestra vida en una licencia legal valorada en más de 90.000 euros.

Por todos estos motivos, la huelga que ha comenzado está totalmente injustificada, y ni mucho menos obedece a una discriminación por razones de sexo, como se ha dicho, lamentando la imagen que ha transmitido de un colectivo como el que nos ocupa integrado por mujeres y hombres de forma indistinta, sobre todo por esgrimir argumentos tan sensible como “el trato discriminatorio por su condición como mujer”.