Las obras de la calle Ernesto Mira, en el barrio de Capuchinos, continúan a buen ritmo y pronto lucirán nueva imagen antes de comenzar con la intervención en su paralela, la calle Domingo Cuesta.  Estas actuaciones, realizadas por el Ayuntamiento gracias al PFEA de 2018 y al Canon de Mejora de Mancomunidad a través de Aguas y Servicios no sólo van a renovar la imagen exterior de ambas vías sino que también intervienen en su interior con nuevos sistemas de abastecimiento y saneamiento.

La alcaldesa de Motril, Flor Almón, junto al teniente de alcalde responsable de Urbanismo y Obras Públicas, Antonio Escámez, han visitado estas obras, cuyo presupuesto total asciende a unos 300.000 euros (279.167,06 euros, de los cuales: 176.427,19 euros del PFEA, y 102.739,87 euros del Canon de Mejora).

Almón ha recordado que estas obras ya habían sido reivindicadas por el actual equipo de Gobierno cuando estaban en la oposición, “tanto Antonio Escámez como yo”.

“Esta intervención es una reivindicación histórica de los vecinos y vecinas de las calles Ernesto Mira y Domingo Cuesta. Estuvimos buscando la manera de hacerlo, con financiación más allá de las arcas municipales, ya que, si no, no hubieran sido posibles. Entre las dos calles son unos 300.000 euros, a los que se suman las cifras de otras obras tan importantes para la ciudad como la calle Ancha, el Polígono El Vadillo o la ampliación del Parque de los Pueblos América”, ha señalado la alcaldesa.

La alcaldesa ha afirmado que se ha realizado una “gran labor” junto con el equipo de Urbanismo y Obras Públicas y de Servicios Urbanos, “con el fin de recoger las peticiones históricas y necesidades de los barrios de nuestra ciudad”.

“Sabemos que cualquier intervención es una molestia pero cuando concluyan no sólo van a transformar ambas calles sino que también van a revalorizarse los negocios y las viviendas. Los vecinos y vecinas van a disfrutar de unas calles más accesibles y mejor equipadas, que van a dejar atrás problemas como los de la presión en el agua”, ha manifestado Almón.

Por su parte, Antonio Escámez, teniente de alcalde responsable de Urbanismo y Obras Públicas, ha explicado que las obras de saneamiento y abastecimiento comprenden la sustitución de éstas en las calles Domingo Cuesta y Ernesto Mira, así como la conexión a las redes generales y las correspondientes acometidas domiciliarias.

            “También se va a reponer la calzada, el acerado y los bordillos, todo obras con cargo al PFEA de 2018. No quisimos cortar las dos calles a la vez para no obstaculizar el tráfico rodado de la zona. Mañana martes comienzan los trabajos de acerado en Ernesto Mira por parte de los trabajadores municipales por lo que, en breve, se comenzará a trabajar en las ‘tripas’ de la calle Domingo Cuesta. Una vez concluidas, será la propia empresa que trabaja en el saneamiento quien se encargará del acerado de esa calle con el objetivo de acortar al máximo el plazo”, ha subrayado Escámez, quien ha adelantado que esperan tener acabada la calle Ernesto Mira para finales del mes de marzo.

El primer teniente de alcalde ha resaltado la “valentía” del equipo de Gobierno, “un equipo que se comprometió con los vecinos y vecinas del barrio en la modernización de sus calles y que así lo está haciendo”. 

“Dijimos que intervendríamos en las calles Ernesto Mira y Domingo Cuesta y lo estamos haciendo. Dijimos que asfaltaríamos la ronda de Poniente y así fue. Que haríamos la calle Ancha y el Polígono El Vadillo, y así es. Estamos interpretando muy bien lo que los vecinos y vecinas quieren, gastando el dinero en lo que ellos quieren”, ha aseverado Escámez.

            Por último, Flor Almón y Antonio Escámez han querido pedir disculpas a todos los vecinos y vecinas del barrio por las molestias que este tipo de obras pueden ocasionar en el día a día, “pero estamos convencidos de que cuando finalicen van a quedar encantados con cómo van a quedar ambas calles”.

Dejar respuesta