La terminación de los nuevos baños del colegio Francisco Mejías pone fin a una reivindicación histórica de la comunidad educativa

63
Publicidad

Nunca antes los aseos de un centro escolar habían centrado tanta atención mediática, consecuencia de la preocupación y demanda de la totalidad de la comunidad escolar del Colegio Público Francisco Mejías de Motril. El estado de deterioro de los mismos y los daños estructurales provocados a consecuencia del propio saneamiento habían derivado en una auténtica protesta pública por parte de los padres y madres de los alumnos.

A día de hoy, la totalidad de los baños del colegio (distribuidos en todas las plantas y espacios) lucen totalmente nuevos, adaptados y diáfanos; resultado de una de las actuaciones más complicadas de cuantas se han tenido que realizar en un centro escolar de la ciudad durante los últimos años. De hecho, la alcaldesa de Motril, Luisa María García Chamorro, resaltaba el carácter casi emblemático de esta obra que ha tenido que lidiar con el parón de la pandemia, pero “que asumimos al comienzo del mandato municipal como un reto que había que cumplir, porque se basaba en un compromiso firme con la comunidad escolar”, señala García Chamorro.

En aquel momento, todos los resortes se pusieron en marcha siendo decisiva la intervención de la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía, cuya titular Ana Berrocal comprometió su promesa de poner los baños a punto. Y así ha sido y de esa forma hoy mismo se ha puesto de manifiesto la conjunción de esfuerzos entre administraciones, en este caso la local y la autonómica, para solucionar problemas arrastrados y que, en el caso del Francisco Mejías, se habían convertido en el símbolo del olvido. Durante la visita al centro para comprobar el resultado de los trabajos, que han supuesto una auténtica revolución en el colegio pero que se han desarrollado de manera ejemplar, en lo referente a seguridad y molestias, la alcaldesa expresó su agradecimiento “por el comportamiento y la apuesta que está haciendo la Junta de Andalucía por los colegios de Motril, ya que las inversiones, prometidas durante décadas, se están cumpliendo, caso del colegio San Antonio, Príncipe Felipe y ahora el arreglo de los baños del Francisco Mejías, que eran un auténtico clamor y ante el que nadie había movido un dedo”.

Para la alcaldesa, la intervención de la delegación –como administración competente- lleva consigo que el ayuntamiento corresponda a ese esfuerzo inversor de la Junta de Andalucía, haciendo una apuesta municipal y destinando partidas específicas, a través de los fondos del PFEA, para suplementar económicamente las actuaciones de la propia Junta en diferentes centros del municipio, “lo que nos está llevando, en la actualidad, a ejecutar trabajos muy importantes y necesarios en varios colegios, algo que va a continuar en años sucesivos”. En este sentido, la primera edil subrayó el hecho de que la conclusión de los baños del Mejías “es un motivo de alegría porque se ha realizado una obra espectacular y moderna, que era tanto un compromiso del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Motril como de la Delegación de Educación”.

La delegada de Educación, Ana Berrocal, rubricó en cifras el esfuerzo inversor actual de la administración autonómica en nueve centros educativos de Motril: 800.000 euros. “Pero en el caso del Francisco Mejías para mí es muy emotivo porque fue la primera AMPA que recibí al llegar al cargo y comprendí que había que solucionar una demanda histórica que requería una respuesta eficaz y rápida de la administración”. Los baños, en concreto, han supuesto un desembolso de 163.000 euros “que han dado una solución que era de justicia y, como ella, hay otras que son necesarias para solventar infraestructuras que están en un estado lamentable”.

Por su parte, la teniente de alcalde de Educación del Ayuntamiento de Motril, Débora Juárez Castillo, no ocultó la satisfacción municipal por ver culminada una obra que va mucho más allá de su propia actuación porque se ha convertido en un símbolo. Para la teniente de alcalde “hoy vemos como la colaboración institucional nos lleva a resolver las demandas ciudadanas, por lo que quiero expresar mi agradecimiento a Ana Berrocal por la sensibilidad y capacidad de resolución hacia los problemas que tenemos en nuestros centros educativos, en infantil, primaria, secundaria y bachillerato, así como el apoyo y la confianza total de la alcaldesa en esta concejalía de Educación”. Débora Juárez destacó, además, que “pronto veremos acabadas las nuevas pistas deportivas de los colegios Príncipe Felipe y San Antonio. Además, se están acometiendo por parte de la Junta de Andalucía reformas en centros de secundaria y, desde el ayuntamiento, como ya comprometimos también vamos a ayudar con el PFEA a solucionar demandas de otros tantos centros de infantil y primaria”.

De la misma forma, la delegada territorial junto a la alcaldesa y la teniente de alcalde de Educación, visitó el Instituto de Educación Secundaria (IES) Beatriz Galindo ‘La Latina’, en el que la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha invertido un 204.166 euros para la reforma integral de todos los aseos del centro, incluyendo los ubicados en el edificio central y en el gimnasio, por un valor de 118.260 euros; así como otros 85.906 euros, para la sustitución del firme de la pista deportiva y del vallado de la misma, que acusaba un notable deterioro.

Bandera de Andalucía

Ana Berrocal ha tenido palabras de elogio y reconocimiento para la comunidad docente granadina ya que, en su visita a Motril, anunció que “a todo el profesorado de la provincia de Granada y, por supuesto, de Motril, le ha sido concedida la Bandera de Andalucía a los valores humanos, “por su labor en esta situación tan terrible de pandemia, llevando una educación de calidad y merecida por nuestros niños y niñas, en centros seguros”. Para Berrocal, esos valores humanos “que están detrás del trabajo docente” han conducido a esa concesión, que tendrá lugar el día 26.

Se ha comenzado el proceso de vacunación masiva en granada, que ha comenzado con el colectivo docente y no docente de la provincia. Una acción que se extenderá a lo largo de dos semanas.