La subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López, ha pedido prudencia ante el posible caso de contagio por sarna de una agente de la Policía Nacional ya que, según un informe elaborado por la Comisaría de Motril aún no se ha confirmado, con documentación médica, que la agente padezca dicha enfermedad y cuál ha sido la causa del contagio.

En el momento en el que la subdelegada tuvo conocimiento del posible caso de sarna de la agente, solicitó un informe a Policía Nacional para clarificar las circunstancias de dicho contagio, y está a la espera de la recepción de la documentación sanitaria que certifique la enfermedad.

Además indica que cuando llega una patera, los inmigrantes pasan por el módulo de Cruz Roja, donde reciben una primera asistencia médica y asistencial, colocándoles una pulsera identificativa de color rojo si padecen alguna enfermedad, y si es necesario se traslada al migrante al hospital.

En cuanto a la información facilitada a los policías de todas las comisarías, en relacióna las precauciones sanitarias a adoptar ante la llegada inmigrantes, la Unidad Territorial de Prevención de Riesgos Laborales de la Jefatura Superior de Andalucía Oriental, ha facilitado información sobre ‘Medidas Preventivas contra la Sarna’, colocándose copias en las áreas de llegada y custodia de estas personas.

Para evitar tales riesgos, se ha dotado al personal con guantes y mascarillas, habiéndose adquirido hace unas semanas un tipo de guantes largos que cubren toda la longitud del brazo y que se colocan encima de los de goma. También se ha ordenado que el Jefe de Servicio tenga a su disposición varios kits completos, para usar en el caso excepcional de la aparición de algún caso que los requiera.

Asimismo, se procede a la desinfección de instalaciones y vehículos usados para la estancia o transporte de los inmigrantes. En las últimas semanas, dada la llegada masiva y escalonada de inmigrantes que han saturado las instalaciones del CATE y que han requerido incluso el uso de un polideportivo cedido por el Ayuntamiento de Motril, las medidas de desinfección han sido más dificultosas, recalcan desde la Subdelegación, puesto que estas requieren que las instalaciones estén vacías.

López ha señalado que aunque comprende que se reivindiquen mejoras para el trabajo de los agentes, no se deben crear alarmas sociales con temas tan delicados.

Dejar respuesta