Publicidad

La Policía Nacional ha desarticulado en Motril una organización delictiva dedicada, presuntamente, a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Los arrestados captaban a las víctimas, principalmente mujeres de nacionalidad ucraniana y rusa, a través de ofertas de empleo como azafatas y chicas de compañía publicadas en Internet, extendiendo su actividad a la falsificación de los sellos de entrada al territorio Schengen de sus pasaportes. La investigación ha culminado con la entrada y registro de dos inmuebles y un club de alterne, liberando a cinco mujeres prostituidas y arrestando a seis personas -cuatro por pertenencia a organización criminal y dos por falsedad documental-. El club de alterne ha sido clausurado por orden judicial.

Ofertas de trabajo a través de Internet

La investigación comenzó con la denuncia ante la Policía Nacional de tres mujeres que manifestaron ser explotadas sexualmente en un club de alterne ubicado en el municipio granadino de Motril. Los agentes, después de diversas gestiones, pudieron corroborar la existencia de una organización delictiva que, presuntamente, captaba a mujeres a través de falsas ofertas de empleo publicadas en Internet. Los captadores se comprometían a facilitar un trabajo en el municipio granadino de Motril como azafata o chica de compañía, indicando expresamente en las ofertas que se trataba de un

trabajo “sin íntimo”, es decir, sin tener que mantener relaciones sexuales. Sin embargo, la realidad era otra, y las mujeres terminaban siendo obligadas a prostituirse en el club en jornadas laborales de diez horas siete días a la semana.

Las mujeres llegaban a España a través del aeropuerto de Málaga donde simulaban, previamente aleccionadas, viajar como turistas. Allí eran recogidas por el propietario del club, que las trasladaba hasta dos domicilios facilitados por él donde quedaban alojadas. El control sobre las mujeres era estricto, estando sometidas a un sistema de multas y a la obligación de solicitar permiso a los explotadores cada vez que quisieran salir a la calle.

Finalmente, los agentes practicaron la entrada y registro en dos domicilios y en un club de alterne de Motril, logrando la liberación de cinco mujeres prostituidas y la detención de seis personas. En la operación han sido intervenidos 16.740 euros, dos vehículos y abundante documentación, siendo clausurado el club de alterne por orden judicial.