La Policía Nacional detiene a dos personas que usaron un servicio de taxi para traficar con droga entre Motril y Almuñécar

169
Publicidad

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Motril y Almuñécar a dos varones de 50 y 46 años y nacionalidad española, el de menor edad con antecedentes policiales por hechos no relacionados, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas tras haber utilizado los servicios de un taxista para comprar distintas dosis de metadona, heroína y cocaína. Ambos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

 A mediados del mes de abril un trabajador del taxi recibió un encargo por parte de un varón de la localidad de Almuñécar. Se trataba de recoger en este municipio una bolsa con documentación relativa a unas escrituras de propiedad, las cuales tenían que ser firmadas por otra persona en la ciudad de Motril y devueltas nuevamente al requirente del servicio. De esta forma durante la mañana dicho trabajador se desplazó con su vehículo hasta el lugar indicado en un barrio de las afueras de Motril donde la bolsa con documentación fue recogida por un individuo que había salido de una de las viviendas de los alrededores. Tras esperar unos minutos dicho individuo volvió con la bolsa para entregarla de nuevo al taxista con una apariencia de total normalidad.

 En esos precisos instantes en la zona se encontraba una dotación policial en servicio de protección y control de la delincuencia, cuyos componentes habían sido testigos directos de la maniobra realizada entre el conductor del taxi y el vecino de aquella barriada, la cual les había resultado sospechosa. Los agentes decidieron detener el vehículo. En el registro practicado se recuperó la bolsa con documentación que habían visto cambiar de mano unos minutos antes pudiendo comprobar que entre la documentación se encontraba un sobre que contenía numerosas dosis de varias sustancias estupefacientes (10 dosis de metadona, 8 papelinas de heroína y 0,5 gramos de cocaína). Ante esta situación el taxista manifestó que desconocía la existencia de estas sustancias así como el propósito oculto para el que fue contratado. La investigación policial subsiguiente acabó con la detención tanto del requirente de los servicios en Almuñécar como del receptor de la documentación en Motril. Ambos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.