La Policía Nacional desmantela en Motril una plantación de marihuana

29
Publicidad

Agentes de la Policía Nacional de Motril han desmantelado una plantación exterior de marihuana a gran escala oculta en un una finca anexa a un inmueble situado en una zona rural de dicha localidad durante el transcurso de una operación en la que se han incautado un total de 12 plantas de marihuana de gran tamaño, además de localizar y desmantelar varias habitaciones dedicadas en exclusiva al secado y transformación de cogollos de marihuana. Como presuntos responsables de la misma han sido detenidos dos varones, padre e hijo, ambos con antecedentes penales, de 67 y 39 años de edad respectivamente.

Agentes especializados en la lucha contra el narcotráfico de Motril han desarrollado una operación contra los cultivos a gran escala de marihuana en exteriores.

La investigación se centró en un inmueble con una finca anexa ubicado en una zona rural de la localidad de Motril. Según las informaciones recibidas podría estarse cultivando marihuana a gran escala en dicha finca. Tras realizar las averiguaciones oportunas y conseguir las pruebas suficientes en torno a la comisión, más que probable, de al menos dos ilícitos penales, los agentes recabaron de la autoridad judicial un mandamiento de entrada y registro para dicho inmueble. Durante la ejecución de dicha diligencia, los agentes inspeccionaron el edificio junto con su terreno adjunto, descubriendo en este último un total de doce plantas de marihuana de gran porte y en avanzado estado de floración. Por su parte, en el interior del inmueble compuesto por tres plantas y no usado como morada, los agentes hallaron varias habitaciones diáfanas dedicadas a secar los cogollos de dicha especie, encontrándose los mismos colgados de cuerdas y esparcidos por el suelo. En diversas estancias del mismo edificio también se incautaron de 32 botes de cristal conteniendo los cogollos ya secos y listos para su distribución y venta.

Así pues, la operación  se saldó con la intervención de cerca  de 10 kilos de cogollos de marihuana más las doce plantas de gran tamaño localizadas en el exterior.

La colaboración del personal de ENDESA posibilitó la detección de  una conexión ilegal a la red eléctrica consistente en una doble acometida conectada directamente a la red de suministro, constatando la ausencia de contador alguno que pudiese registrar el consumo producido, dicha instalación ha quedado totalmente desmantelada.

En relación con este centro de producción y procesado de marihuana fueron detenidos dos varones, padre e hijo, de 67 y 39 años de edad respectivamente, ambos de nacionalidad española. Los dos acumulan antecedentes policiales, contando el menor de ellos con 16 detenciones previas. Estos individuos ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.