La obra de la Plaza de España cumple sus plazos dentro de la ‘cautela arqueológica’ y creación de empleo

30
Publicidad

El teniente de alcalde de Agricultura y Urbanismo, Antonio Escámez, ha explicado hoy que las obras de la Plaza de España “se están ejecutando en su plazo”. Realizadas en el marco del PFEA, Escámez recuerda que se trata “un programa de subvenciones que aprobó por unanimidad el pleno de la corporación municipal” por lo que dice no comprender las críticas llegadas desde el Grupo Socialista en el Ayuntamiento, en torno a los plazos en que se ha desarrollado la obra.

Escámez ha subrayado el hecho de la peculiar ubicación de la plaza, que ha obligado a actuar con ‘cautela arqueológica’, lo que implica un ritmo de obra muy diferente: “no son nueve meses, como dice el grupo socialista, sino siete”. En todo este tiempo, relata el teniente de alcalde, se ha tenido que trabajar teniendo en cuenta muchos factores: por un lado, la supervisión arqueológica obligada por normativa por estar entre dos edificios catalogados como BIC (la Iglesia Mayor y el Teatro Calderón), ello  ha derivado en sondeos manuales que han hecho los trabajos más lentos. A ello hay que unir, según el teniente de alcalde, las sucesivas bajas laborales, por diferentes motivos, “que ha provocado activar la bolsa existente con todo el trámite administrativo que conlleva”.

Igualmente, la Primera (de las tres que consta) fase de actuación era la más complicada especialmente, por las actuaciones en las jardineras existentes entre otras. De la misma forma, Escámez explica que “se ha apostado por recuperar un entramado de solería muy laborioso y que los ciudadanos  ven como algo muy positivo, de empedrado granadino “así como ustedes mismos en calidad de abanderados y defensores de la recuperación de motivos históricos”, dice en alusión al grupo socialista

La actuación ha supuesto una complicada nivelación de todo el lateral de la plaza y extraer los tocones, a consecuencia de las aceras Levantadas por las raíces de los árboles. “No han sido pocos los problemas que han ocasionado el acerado provocado por las raíces y que ha dificultado los trabajos en sí”, explica el edil quien también ha añadido que se ha aprovechado la obra para arreglar las deficiencias encontradas en las conducciones de aguas, adoleciendo de decenas de años de antigüedad, “y que este Gobierno ha tenido la inquietud de subsanar, sin necesidad de tirarnos fotos”.

Un aspecto fundamental es el empleo. “Esta obra ha sacado del desempleo a 40 peones y 2 albañiles, con un coste de 65.688,44 euros sobre el presupuesto total de esta obra. ¿Le sigue pareciendo despilfarro al PSOE? ¿Crear empleo le parece una frivolidad al PSOE?”, remarca el teniente de alcalde.

Por otro lado, Escámez expresa que “parece increíble destacar como ejemplo de pésima gestión una obra del PFEA (Adecuación y Mejora de la Plaza de España), que forma parte de un programa de subvenciones que ha aprobado por unanimidad el Pleno Municipal, y lógicamente por el PSOE”. Y ha destacado el hecho de que el principal partido de la oposición califique de “pésima gestión” una obra que sólo ha costado al ayuntamiento unos 4.500 euros de un presupuesto total de 91.500 euros. “Bendito despilfarro si todas las obras y actuaciones que se lleven a cabo en nuestra ciudad nos obligaran a un coste de un 5% de su valor total”, indica el teniente de alcalde quien ha sido explícito en cuanto al tiempo que tardó el anterior gobierno en las obras de la calle Ancha, cuyo coste fue mucho mayor. “Es demagógico votar a favor de las obras y luego decir que son un despilfarro, criticando que no era necesaria la remodelación y adecuación de la Plaza de España. Esta obra y ninguna otra se hacen para llamar la atención, sino para solucionar problemas a los vecinos que venían arrastrándolos desde hace mucho tiempo”.

En cuanto a las necesidades en otros puntos de la ciudad, el responsable de esta área municipal ha destacado que “existen en la actualidad  programas sociales, de empleo y obras en nuestros barrios y anejos. Así, habrá que decirle al PSOE que miente más que habla. De igual manera decirles que la envidia es mala actitud,  que Motril está cambiando muy positivamente, a pasos agigantados, por las decisiones valientes de este Gobierno. Por tanto, los hechos en cuestión no deben ser motivo para que el PSOE sienta envidia o rencor, sino todo lo contrario”, concluye Antonio Escámez.