Junta de Personal, Comité de Empresa y sindicatos con representación en el Ayuntamiento consideran que el presupuesto de 2023 que se aprueba de forma inicial mañana condena a los servicios públicos municipales

29
Publicidad

El presupuesto municipal para el año 2023 condena los servicios públicos municipales y mantienen en suspenso los derechos de los trabajadores dinamitando la negociación colectiva.

El presupuesto municipal para el año 2023 que mañana se lleva a aprobación inicial a pleno municipal, no contempla cobertura de vacantes alguna, ni cuantías para restituir los derechos laborales de la plantilla municipal suspendidos desde el año 2012.

Desde la aprobación de la Ley de racionalización del gasto público en 2012, el ayuntamiento adopto un plan de ajuste al objeto de hacer frente a la deuda acumulada por las distintas corporaciones municipales con bancos y proveedores. Casi la totalidad de las medidas recogidas en estos planes de ajuste iban encaminadas a adelgazar el capítulo 1 del presupuesto dedicado a personal. Fruto de la aplicación de estos planes de ajuste, hoy, el actual equipo de gobierno se reconoce el merito de tener el contador de la deuda municipal a cero, pero oculta las verdaderas consecuencias de esto.

Durante este periodo en el que ha estado en vigor el plan de ajuste, se han destruido más de 200 puestos de trabajo con la consiguiente perdida de la calidad de los servicios municipales y se han suspendido derechos laborales. En contraposición, y de forma directa, la reducción conseguida en personal, se ha destinado a privatizar progresivamente los servicios municipales poniéndolos en manos de empresas, que legítimamente tienen como objetivo, obtener un beneficio a costa de los servicios que ofrecen a los ciudadanos.

Tras más de 10 años sin negociación alguna con los trabajadores municipales, hace meses, se inicio un proceso de negociación que salta por los aires el actual equipo de gobierno, imponiendo de forma unilateral las medidas en materia de personal recogidas en el presupuesto 2023.

Desde los órganos de representación de los trabajadores municipales, Junta y Comité de Empresa, y desde todas las secciones sindicales, queremos mostrar nuestra más rotunda oposición a este presupuesto, haciendo un llamamiento urgente a la negociación colectiva al objeto de:

– Redimensionar la plantilla municipal con la creación de ofertas de empleo público que cubran las vacantes permanentes, así como bolsas de empleo para la cobertura de vacantes temporales. Todo ello con el objetivo de recuperar los servicios que se presta al Motrileño.

– Definir los procedimientos que regulan la carrera profesional acabando con “los dedazos”.

– Retomar la negociación colectiva y acuerdo SERCLA 2018.