Izquierda Unida, Equo y Podemos hacen un llamamiento a la movilización de las mujeres en Motril con motivo del 8 de Marzo

46
Publicidad

Izquierda Unida, Equo y Podemos reivindican el derecho de las mujeres a la toma de decisiones en todas las esferas de la vida, la igual remuneración, la distribución equitativa de los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados, el fin de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas y un servicio de atención de la salud que dé respuesta a sus necesidades.

Por ello, consideran que la mejor manera de hacerlo es apoyar las convocatorias, movilizaciones y las diferentes acciones que se promuevan desde el movimiento feminista en Motril y en su Comarca el próximo 8 de Marzo.

Reclaman al gobierno local el impulso del empoderamiento de las mujeres de modo que cada vez sean más las mujeres al frente de la acción local, porque la igualdad de género no es una cuestión de un día, ni de un mes y debe ser un compromiso ineludible de toda la ciudadanía en su conjunto. El 8 de marzo debe consolidar lo alcanzado para poder seguir andando caminos de igualdad entre todos y todas.

Recuerdan que la democracia no se puede construir sin las mujeres y que es imprescindible la adopción de todas las medidas necesarias para conseguir una participación igualitaria de mujeres y hombres en los procesos de construcción y de toma de decisiones y, por este motivo, deben ocupar un puesto central en la agenda política de todas y todos y ser integrada en las legislaciones relevantes tomando medidas concretas para promover la igualdad.

Las tres organizaciones expresan su sincero reconocimiento a la labor y compromiso de las trabajadoras municipales del Área de Igualdad pero, a la vez,  critican la falta de voluntad política del gobierno local del PP, Cs y Escámez, que se limita a una política de gestos, meramente cosmética, que no incide en  la consecución de una participación igualitaria de mujeres y hombres en el ámbito municipal.

En este sentido, han denunciado que en Motril sigue sin avanzarse, por ejemplo, en cuestiones relacionadas con la visibilización de las mujeres en el callejero de la ciudad y en la denominación  de dependencias y espacios públicos, a pesar de la voluntad mayoritaria de la Corporación para revertir esta situación.

Frente a quienes niegan impúdicamente la violencia machista y cuestionan la igualdad entre mujeres y hombres, manifiestan con rotundidad que la violencia contra las mujeres sí tiene género y que no puede haber matices en su codena ni tampoco en la defensa de la igualdad entre hombres y mujeres. Buscar excusas que justifiquen la lacra del machismo en nuestra sociedad sólo evidencia la bajeza moral de quienes lo hacen.

En la declaración se señala que, a raíz de la pandemia de la Covid-19, han surgido nuevos obstáculos a los de carácter social y sistémico que persistían antes y que frenan la participación y el liderazgo de las mujeres. En todo el mundo las mujeres se enfrentan a un aumento de la violencia doméstica, a las tareas de cuidados no remunerados, el desempleo y la pobreza.

Por este motivo sostienen que la batalla por la igualdad no la puede detener la pandemia de la Covid-19 y es necesario seguir luchando por lo que corresponde a las mujeres por derecho: la igualdad.

Para Izquierda Unida, Equo y Podemos, hoy es urgente, importante y necesario que podamos caminar juntas todas las mujeres y las niñas en toda su diversidad en la formulación y aplicación de políticas y programas en todas las esferas y en todas las etapas de la respuesta y la recuperación ante una pandemia.