Los monitores y monitoras de natación trasladaron en el mes de septiembre a la dirección del Área su solicitud para dejar de impartir clases de aqua-gym, aqua-salud y aqua-pilates, al carecer de la cualificación profesional necesaria para ello. Ante la falta de respuesta, los monitores decidieron dejar de poner música durante dichas clases. Una actuación que los responsables del Área consideraron que era merecedora de la apertura de un expediente sancionador, como así se hizo de forma inmediata.

Los monitores han venido desarrollando su tarea en los últimos años con la mayor profesionalidad posible, a pesar de las deficientes condiciones de trabajo que se les ha ido imponiendo.

El expediente cuenta ya con una propuesta de resolución favorable a los trabajadores del pasado mes de noviembre. Sin embargo, más de un mes después, sigue sin ser firmado el correspondiente Decreto por parte de la Alcaldesa, Flor Almón. Una situación cuando menos anómala, a juicio de Inma Omiste, portavoz adjunta de Izquierda Unida.

Las actuaciones y el estilo de dirección en el Área de Deportes en los últimos años han dado lugar a la presentación de varias denuncias ante la Inspección de Trabajo y el Ayuntamiento formulados por trabajadoras y trabajadores del Área contra su Director.

A la vista de esta situación, el comité de empresa considera que existen numerosos problemas de tipo organizativo y del estilo de mando en el Área. Una actitud que está generando un malestar generalizado entre los trabajadores, lo que ha motivado la solicitud de traslado por parte de varios de ellos.

En el pasado mes de abril se incoaba expediente disciplinario contra el Director del Área de Deportes por su conducta discriminatoria hacia una trabajadora por razón de sexo en relación con su maternidad.

Diez meses después, el expediente sigue su tramitación. Mientras tanto, el Director del Área sigue desempeñando sus funciones como si tal cosa, manteniendo la discriminación en el trato hacia las trabajadoras y los trabajadores y provocando el consiguiente malestar de estos.

Según Inmaculada Omiste, nos encontramos ante otro lamentable ejemplo de la nefasta gestión que están llevando a cabo Flor Almón y su equipo en la Administración Municipal.

Izquierda Unida reclama, en este sentido, un cambio de la política de Personal del Ayuntamiento que haga posible una gestión profesionalizada y rigurosa de los recursos humanos municipales, algo que con este gobierno local brilla por su ausencia ya que sólo se contemplan criterios políticos para la designación de los diferentes responsables y coordinadores de las Áreas.

Dejar respuesta