El Ayuntamiento de Motril ha denegado la utilización de las dependencias municipales del centro multifuncional de El Varadero a las organizaciones Frontera Sur y CIES No para dar atención a 35 migrantes marroquíes que han sido desalojados del CATE de Motril durante el día de hoy, según informa IU en un comunicado.

Los migrantes, todos ellos hombres jóvenes, llegaron al Puerto de Motril hace tres días en buen estado de salud.

El rechazo por parte de Cruz Roja a la acogida y acompañamiento de estas personas ha merecido que Toñi Franco, activista de Frontera Sur, calificara su actuación como de racismo institucional al afectar a personas procedentes del Rif, una región marroquí especialmente deprimida donde las autoridades no respetan los derechos humanos de la población.

Daniela Paqué, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Motril, ha criticado la falta de sensiblidad social y humanitaria del Ayuntamiento y de las instituciones por abandonar a su suerte a personas desesperadas que llegan en condiciones lamentables a nuestra tierra con el único anhelo de buscar una vida mejor o salvar su vida, en muchos casos.

Paqué ha reclamado un compromiso honesto de las instituciones con el drama de la inmigración y, al Ayuntamiento de Motril, la puesta en marcha del Protocolo de atención integral y coordinación (PECOL), tal y como se acordó recientemente por parte de la Mesa de la Inmigración de Motril.

Durante toda la tarde y primeras horas de la noche, afiliadas y simpatizantes de Izquierda Unida y vecinios del barrio han dado su apoyo a las ONGs en la alimentación, gestiones y traslado a la estación de autobuses de los migrantes acogidos en la sede de IU de la calle Ancha.

Dejar respuesta