Publicidad

Izquierda Unida ha criticado que los taxistas de Motril no han sido recibidos por la responsable de Seguridad Ciudadana y Movilidad, María Ángeles Escámez. Los profesionales del sector llevan desde el lunes en huelga reclamando una serie de medidas entre ellas que el cliente pague el servicio desde que se sube en el vehículo y no desde que llama para pedir el taxi.

 El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha manifestado su apoyo a la movilización que se está llevando a cabo, los 40 profesionales del sector, al entender que se trata, en conjunto, de reivindicaciones razonables que contribuirían a la mejora de la prestación del servicio y que redundarían en beneficio de la ciudadanía. En este sentido, el edil Cristian Linares ha reclamado al equipo de gobierno que se ponga a trabajar para solucionar una situación que está ocasionando importantes perjuicios a vecinos y visitantes.

No es de recibo que los profesionales del taxi estén esperando a las puertas del despacho de la concejala de Seguridad durante más de una hora mientras que ésta despacha con sus técnicos en una clara actitud de desprecio y menoscabo del colectivo, ha manifestado Linares.

El edil de IU ha recordado los diversos conflictos que tiene abiertos la Sra. Escámez en diferentes ámbitos, como el de los bomberos o el de los empleados públicos, por ejemplo, lo que en su opinión la desacredita políticamente para seguir asumiendo las responsabilidades que tiene delegadas.

El paro convocado por las dos asociaciones profesionales del sector y secundado por la totalidad del colectivo tiene por objeto reclamar, entre otras cuestiones, el fin del intrusismo, el cambio de ubicación de la parada de taxis de la nueva estación de autobuses, la habilitación de marquesinas en la Avenida de Andalucía o una nueva parada en la playa de Poniente, a la altura del Hoyo 19.