Publicidad

En relación con la demolición de la conocida como Casa de Yanguas, en las calles de los jardinillos y carreras de nuestra ciudad, y al hilo de las declaraciones del Teniente de Alcalde de Urbanismo y del Jefe de Área, Izquierda Unida rechaza frontalmente las excusas, argumentos y acusaciones que ambos utilizan que tienen como única finalidad eludir sus responsabilidades, confundir a la ciudadanía y justificar una falta de actuaciones interesada por parte de estos responsables municipales.

En este sentido, IU Motril realiza las siguientes puntualizaciones:

  1. Los ayuntamientos tienen competencias en la protección y gestión del patrimonio histórico (art. 25.2. LBRL).

  2. Los ayuntamientos tiene competencias para la protección de su patrimonio cultural o arquitectónico a través de las figuras del Catálogo de edificios y bienes protegidos que deben incluirse en el Plan general de Ordenación urbanística (Artículo 16. Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía).

  3. Ante la constancia de existencia de elementos arquitectónicos susceptibles de protección, el ayuntamiento debería haber incluido de forma inmediata esos bienes en el catálogo municipal de edificios protegidos.

  4. Frente a esto, el ayuntamiento optó por la redacción de un plan especial donde se incluían otros aspectos como el de la movilidad que no contaban con el consenso social de la población.

  5. Como se indica en la declaración del Teniente de Alcalde, el ayuntamiento ha estado negociado la situación con los propietarios durante 9 meses, tiempo más que suficiente para haber procedido a la inclusión de los bienes en el catálogo.

  6. Ante la amenaza de desaparición del bien materializada por la petición de demolición o derribo de la vivienda, el ayuntamiento podía haber argumentado el deber de protección del inmueble al haberse sustanciado este a través de su inclusión en el avance del plan especial. Asimismo podía haber solicitado informe a la Delegación provincial de Cultura. Existe un precedente en nuestra ciudad con el intento de demolición de la naves de la alcoholera por el anterior gobierno municipal y que fue paralizado mediante este procedimiento ante la actuación vecinal.

  7. El ayuntamiento, por tanto, dispone de los medios necesarios para la protección efectiva del patrimonio. Sin embargo, este equipo de gobierno se caracteriza por su nula sensibilidad proteccionista. No hay más que ver el estado en que se encuentra nuestro patrimonio histórico.

  8. Contrasta esta pasividad con la diligencia a la hora de desclasificar suelos protegidos. El plan general de ordenación urbana acumula de forma continuada modificaciones de su normativa para desclasificar suelos no urbanizables con destino a diferentes actividades desde gasolineras a grandes superficies. Ni una sola modificación del plan ha sido destinada a mejorar las condiciones de protección. El caso más significativo es la Charca de Suarez que sigue sin llevar adelante la ampliación de sus terrenos recogida en el PGOU.

  9. En suma, el ayuntamiento de Motril ha demostrado claramente su desinterés en la protección del patrimonio histórico e incluso, la dejación de funciones en la protección de estos bienes.

Izquierda Unida de Motril lamenta que el Teniente de Alcalde de Urbanismo haga recaer toda la responsabilidad de este nuevo despropósito del equipo de gobierno en la oposición, fundamentalmente en el Grupo Municipal de Izquierda Unida, en vez de asumir políticamente, con coherencia y sin mentiras, las actuaciones llevadas a cabo desde su Área.

Con este relato tramposo de los hechos pareciera que el Ayuntamiento de Motril esté gobernado por Izquierda Unida ya que, según Escámez, esta formación es la responsable tanto de la inacción y de los despropósitos de su equipo de gobierno como de todos los males que tiene nuestra ciudad.