Publicidad

El proyecto se enmarca dentro del programa PRIMA. Su principal objetivo es demostrar soluciones tecnológicas innovadoras cubriendo la cadena de valor del tomate (desde la producción hasta el procesado y su distribución). La iniciativa permitirá al sector y especialmente a pequeños agricultores progresar a diferentes niveles (medioambiental, seguridad y calidad alimentaria, sostenibilidad, trazabilidad, eficiencia y gestión de los recursos) contribuyéndose así a un mayor desarrollo rural y social del sector agroalimentario en la zona del Mediterráneo.

Cuatro entidades españolas participarán en el proyecto que ahora se encuentra en fase de negociación del acuerdo de subvención: Ingeniería y Control Electrónico S.A., coordinador del proyecto que lleva a cabo el despliegue de una herramienta software con recogida, tratamiento y análisis de datos con tecnologías de inteligencia artificial para ayuda a la toma de decisiones en las instalaciones de producción y distribución de tomate; el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, que está a cargo de los estudios de impacto en seguridad alimentaria y de la validación de un sensor utilizado; el centro tecnológico ‘IK4-TEKNIKER’, que se encarga del desarrollo y validación de otro sensor empleado para determinar la calidad del tomate; y el grupo ‘La Caña’, en cuyas empresas se demostrarán los resultados de toda esta innovación en la producción de tomate.

El resto de socios del consorcio son Future Intelligence Ltd (Grecia), Wuppertal Institute (Alemania), ARCA 2010 a.r.l. Soc.Coop. (Italia), Institut National de Recherche en Génie Rural, Eaux et Forêts (Túnez), Bursa Uludag University (Turquía), y Diadikasia Business Consulting S.A. (Grecia).