Esther García Garaluz recibe el reconocimiento de la Ciudad de Motril

1474
Publicidad

Motril es referencia nacional en áreas como el deporte o la cultura, donde destacados atletas, actrices o músicos obtienen importantes logros y reconocimientos. La investigación y el desarrollo son también referentes en la pujante industria agroalimentaria. Pues bien, a todos estos campos hay que sumar los logros en ingeniería de la joven doctora y emprendedora Esther García Garaluz, cuyo trabajo para mejorar la calidad de vida de las personas con diversidad funcional ha sido galardonado recientemente por el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, Massachusetts Institute of Technology) de Estados Unidos.

            García Garaluz ya ha recogido en Boston este importante premio a su trabajo, una labor por la cual este miércoles ha recibido también, de manos de la alcaldesa de Motril, Flor Almón, la admiración de su Ciudad natal.

            Almón, a quien acompañaban los tenientes de alcalde Francisco Sánchez-Cantalejo (Nuevas Tecnologías) y Susana Feixas (Igualdad), y el concejal Gregorio Morales (Servicios Sociales), ha explicado que Esther García Garaluz ha venido al Ayuntamiento de Motril, “a su casa”, para recibir el reconocimiento “que merece” por parte de la Ciudad, “para que los motrileños la conozcan y sepan lo que hace”.

            “Estoy encantada de recibir en el Salón de Protocolo a Esther, una motrileña de pro, directora ejecutiva de la empresa Eneso, que ha obtenido recientemente el prestigioso ‘Premio Innovadores Menores de 35 años’ concedido por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el más prestigioso del mundo, por la magnífica labor que realiza su empresa por el desarrollo de proyectos con capacidad de mejorar el mundo”, ha declarado la alcaldesa, quien ha destacado que últimamente Motril ha tenido muchos reconocimientos en áreas como el deporte y la cultura, “a las que se suma esta joven doctora en Telecomunicaciones”.

            La alcaldesa ha subrayado que la empresa de Esther García Garaluz, ENESO, “combina la ingeniería con una sensibilidad muy especial”.

            “Hacen software y hardware que mejora la calidad de vida y la forma de relacionarse con el mundo de las personas con diversidad funcional. Y son muchos los ámbitos que tocan en este campo. Con su trabajo, Esther lleva el nombre de Motril muy alto y es para sentirse muy orgullosos, sobre todo porque el premio del MIT está relacionado con su sensibilidad como persona”, ha destacado.

            Por su parte, Esther García Garaluz ha afirmado sentirse “orgullosa y satisfecha” de recibir el homenaje de su Ciudad y que ha sido “toda una sorpresa”.

            “Como motrileña, este reconocimiento ha sido una sorpresa porque en ENESO trabajamos mucho y siempre intentando hacerlo lo mejor posible para hacer productos de calidad y alcanzar la excelencia. Además, siempre es difícil que te reconozcan en tu tierra, donde has nacido, por lo que me siento muy orgullosa y satisfecha de venir al Ayuntamiento y compartir con los motrileños y motrileñas esta jornada”, ha declarado.

            Esther García Garaluz nació en Motril hace 35 años. Es doctora en Ingeniería de Telecomunicación por la Universidad de Málaga y ha ampliado su formación en las mejores universidades europeas. Es cofundadora de Eneso, empresa fundada hace seis años y radicada en el Parque Tecnológico de Málaga cuyo trabajo está centrado en desarrollar, distribuir y adaptar ayudas técnicas para personas con discapacidad a través de productos funcionales, asequibles y fáciles de utilizar. Eneso ofrece recursos para logopedia, estimulación sensorial o acceso a las nuevas tecnologías. También proporcionan herramientas para  terapeutas y profesionales del ámbito de la diversidad funcional.

            “Hacemos productos para personas con diversidad funcional. El mercado en este campo no suele estar tan avanzado como para el del público en general. En ENESO nos dimos cuenta de ello y de que no había justificación, más cuando las nuevas tecnologías pueden suponer un cambio importante en la calidad de vida de las personas con diversidad funcional”, ha indicado García Garaluz, quien ha comentado que con su primer producto, un ratón que se maneja con la cabeza, “la gente puede utilizar un ordenador y, con ello, hacer la compra, estudiar o leer”.

            “Todos utilizamos el ordenador y el móvil para hacer cualquier cosa, así que ¿Por qué una persona por tener una movilidad reducida severa o una capacidad cognitiva severa no iba a poder hacerlo?”, ha indicado Esther García Garaluz que ha comentado que en el MIT de Estados Unidos conocían este  primer producto: ‘Empatía’, que es el ratón que se maneja con la cabeza.

            “‘Empatía’ fue nuestro primer producto, del que nos han llegado pedidos desde muchos rincones del mundo como Sudáfrica, Israel, o los propios  Estados unidos. Y es una satisfacción saber que en lugares tan distintos haya personas que gracias a nuestras soluciones tienen una vida mejor. Después, en el MIT vieron también que había un conjunto y éramos una empresa de más productos como software de comunicación o tecnología para la adaptación de salas de estimulación. A partir de ahí ha llegado todo lo demás, por lo que nos mostramos agradecidos a todos”, ha resaltado García Garaluz para concluir.