El Ayuntamiento restaurará el avión Saeta del modelo HA200 que preside el barrio de Aviación y lo trasladará a la rotonda del hospital

150
Publicidad

El Ayuntamiento restaurará el avión Saeta del modelo HA200 que preside el barrio de Aviación y lo trasladará de lugar peor en la misma zona, según ha anunciado la alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro, quien ha supervisado las labores de desmontaje del aparato que ha sido trasladado a una nave municipal en la que se realizarán los trabajos de recuperación.

La máxima responsable municipal ha incidido en que “hoy asistimos a un momento histórico, porque el avión no se bajaba de su peana desde los años 90 y ahora la intención, desde el gobierno local, es recuperar totalmente esta aeronave que constituye una seña de identidad de la ciudad”, decía la alcaldesa quien detalló que el nuevo emplazamiento del avión, una vez restaurado, será la rotonda norte “que no sólo es un pórtico de entrada al casco urbano por esa zona, sino un lugar muy cercano al Barrio de Aviación y que, además, dará al Saeta un protagonismo visual indiscutible”.

“Es un avión emblemático y, debido al paso del tiempo, necesita una restauración íntegra que le devolverá el aspecto del principio de su vida operativa”, ha explicado José Miguel Pérez Juárez, oficial de la Policía Local de Motril designado como enlace entre la institución municipal y el Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire, quien ha puesto de relieve la importancia del Saeta ya que fue el primer avión a reacción y presurizado fabricado íntegramente en España. “Es un auténtico monumento histórico”, ha destacado Pérez Juárez. Prácticamente 40 años después de su llegada a la ciudad será reparado y decapado por completo, dejándolo definitivamente con el aspecto original del comienzo de su singladura aeronáutica.

José Luis Rando, comandante del Escuadrón de Vigilancia Aérea número 9 de Motril declaraba que “es un motivo de satisfacción, porque esta aeronave fue el primer reactor construido en nuestro país y, además, se cumple una vez más con el compromiso contraído por el ayuntamiento cuando se produjo la cesión, hace cuarenta años”.

La labor de desmontaje se ha prolongado por espacio de varias horas y constituye el primer paso para una ‘nueva vida’ del símbolo de la vinculación de Motril al Ejército del Aire.