Publicidad

Profesionales de enfermería de las Unidades de Medicina Interna y Obstetricia y Ginecología, lideradas por Elena Morales, directora de cuidados del Área de Gestión Sanitaria Sur de Granada, se han sumado al proyecto Flebitis Zero, un proyecto en el que participan ya más 50 hospitales de 14 comunidades autónomas.

Flebitis Zero tiene como objetivo mejorar la Seguridad del Paciente mediante la disminución de la incidencia de flebitis asociada a la colocación de catéteres venosos periféricos. El proyecto, basado en la evidencia científica, pretende así disminuir la variabilidad en los cuidados del catéter a través de la puesta en marcha de un paquete de medidas formativas – adaptadas a cada hospital- fundamentales en la incorporación de buenas prácticas.

Las actividades formativas, a las que progresivamente irán accediendo todos los profesionales, se inician con un trabajo previo de recogida de datos basales que permite realizar un análisis de la incidencia de flebitis en cada unidad y planificar la formación y la implantación del proyecto a partir de los resultados obtenidos de la práctica clínica. Estos registros de incidencia, posibilitarán a su vez obtener resultados anuales a nivel nacional.

Los profesionales de enfermería responsables de la inserción y mantenimiento de los catéteres participarán en la recogida de datos y serán los destinatarios principales de la formación.

Catéteres Venosos Periféricos

Los catéteres venosos periféricos (CVP) son los dispositivos invasivos más utilizados en el ámbito sanitario. Según datos del Estudio de Prevalencia de las Infecciones Nosocomiales en España (EPINE) el número de pacientes ingresados en los hospitales del territorio español con un CVP va en aumento y además este dispositivo se presenta como el factor de riesgo extrínseco de infección relacionada con la asistencia sanitaria (IRAS) más frecuente.

Su utilización, a pesar de las ventajas que ofrece para el paciente, puede comprometer su seguridad ya que se relaciona con complicaciones locales y sistémicas, entre las que la flebitis es la más común y a la vez evitable. Los datos de evitabilidad superan el 50% de los casos.

Flebitis secundaria

La flebitis secundaria a la inserción de un catéter vascular es definida, por la Nurses Society (INS, 2000) como la inflamación aguda de la mucosa interna de la vena, caracterizada por dolor y sensibilidad a lo largo de su trayecto, enrojecimiento, hinchazón y calor que se puede sentir en el sitio de inserción.

Factores como las características del paciente, traumatismo en la vena durante su inserción, tipo de material del catéter, infusión de determinados fármacos, estabilización del catéter a piel o la frecuencia de cambio del apósito, pueden aumentar el riesgo de flebitis, por lo que la experiencia y el entrenamiento de los profesionales que llevan a cabo la inserción y manipulación de dichos catéteres es sin duda, un factor importante para la reducción de las infecciones asociadas a su uso.

Con la incorporación al proyecto Flebitis Zero, el Área de Gestión Sanitaria Sur de Granada añade una nueva línea de actuación al conjunto de sus estrategias de seguridad encaminadas a reducir la probabilidad de que los pacientes sufran Efectos Adversos relacionados con la atención sanitaria.