Publicidad

La tarde del viernes día 10 de enero, dos agentes de la Policia Local salvaron la vida de una niña de siete años con una maniobra de primeros auxilios en Motril. La dotación policial prestaba servicio por la calle Carretas, cuando una mujer se acercó de forma desesperada y gritando que necesitaba ayuda “que su hija se estaba ahogando”.

La dotación policial, salió rápidamente en su auxilio, encontrándose a la menor sin conocimiento, por lo que de forma inmediata los agentes cogieron a la niña, que en ese momento presentaba un enrojecimiento notorio, escasa respiración, sin capacidad de poder hablar por lo que empezaron a realizarle la maniobra de Heimlich hasta que la menor pudo expulsar un trozo de caramelo de un tamaño considerable. Posteriormente y una vez expulsado el cuerpo extraño, la menor vuelve a respirar con normalidad y empieza a coger su tono de piel.

Una vez que se pudo volver a la normalidad la familia mostró su gratitud felicitando a los agentes actuantes en dependencias policiales. Cabe recordar que ante determinadas situaciones de emergencia, estos conocimientos en primeros auxilios pueden ser cruciales para asistir a las personas y si fuese necesario hasta la llegada de los servicios sanitarios, su puesta en práctica puede salvar vidas. Desde la Jefatura de Policía Local han querido agradecer a los agentes actuantes su profesionalidad y el esfuerzo constante que realizan para garantizar la seguridad de los ciudadanos de esta ciudad.