Publicidad

Cruz Roja ha iniciado hoy en Motril el dispositivo de vigilancia y salvamento para garantizar la seguridad en las playas, advirtiendo a los usuarios de los posibles riesgos, ayudando a las personas con dificultades para poder bañarse mediante una silla anfibia y proporcionando los primeros auxilios cuando sea necesario.

Cumpliendo con lo requerido en el pliego de condiciones del ayuntamiento de Motril, el servicio se prestará diariamente en horario de de doce del mediodía a ocho de la tarde ininterrumpidamente. El operativo consistirá en la vigilancia continuada mediante torres de observación y patrullas permanentes tanto por tierra como por mar. Se contará con la participación de 19 socorristas, tres patrones de embarcación y tres técnicos en emergencias sanitarias, distribuidos en cuatro módulos y cuatro sillas-torres de vigilancia en Playa de Poniente y Playa Granada.

El dispositivo también contempla la puesta en marcha de distintas iniciativas de carácter preventivo con el fin de evitar los accidentes propios del periodo estival, como las insolaciones, quemaduras solares, golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por animales marinos.

Cruz Roja realizará dos simulacros de emergencia y ejercicios tanto terrestres como acuáticos una vez cada 15 días aproximadamente, para la preparación y entrenamiento diario de los equipos intervinientes.

Las playas motrileñas estarán vigiladas por Cruz Rojas hasta el 31 de agosto.