Concluye la urbanización del polígono El Vadillo con la modernización de todas sus infraestructuras

41
Publicidad

Ha sido, históricamente, una de las intervenciones urbanísticas más demoradas por su complejidad, al afectar a una amplísima zona viaria de la zona sur de Motril que conecta el casco urbano con el nudo de entrada a la ciudad desde la Nacional 340 en dirección Almería. Su complicada planimetría y la colmatación de empresas, tanto de grandes como de pequeñas dimensiones, han dificultado enormemente poner a punto las infraestructuras, la reordenación del tráfico y la urbanización de los más de dos kilómetros que se extienden entre el Puente Toledano y la rotonda de la N340. Ahora, acaba de concluirse la actuación integral englobada en la II Fase, que conectaba la obra ya ejecutada en el tramo conocido como Kilómetro 1 hasta su unión con la nacional.

“El cambio es evidente y la intervención pone a toda la zona a la altura de una ciudad de la entidad de Motril”, afirmaba hoy la alcaldesa Luisa María García Chamorro durante la visita girada a las obras, ya conclusas, junto al teniente de alcalde de Obras Públicas, Nicolás Navarro Díaz, y el titular del Área de Urbanismo, Antonio Escámez.  La alcaldesa ha insistido en la necesidad arrastrada de poner a punto el polígono industrial más visible de la ciudad “que hasta la fecha presentaba un aspecto caótico, dificultaba la propia actividad comercial de la zona y no daba precisamente una buena imagen de entrada al casco urbano”. Ahora, con la nueva distribución de los principales accesos a Motril, tras la conclusión de la A7y la adecuación de los viales paralelos a la antigua carretera de Almería, en el interior del polígono de “El Vadillo”, se decidió mejorar la accesibilidad peatonal e incorporar un carril bici, procediendo a una renovación total del vial, construcción de acerados, accesos a las naves, iluminación moderna (sostenida por báculos de 9 metro de altura y luminarias de alta eficiencia lumínica de LED) e incluso arbolado perimetral, a lo que se unen actuaciones complementarias que han solventado problemas, también históricos, de las infraestructuras no visibles de la zona. Según García Chamorro se ha tratado, por un lado, de favorecer al máximo la actividad industrial y, por otro, dar un vuelco a la imagen de esta importante zona de servicios, al tiempo que la actuación “supone un buen ejemplo de lealtad institucional entre el Ayuntamiento de Motril y la Mancomunidad de Municipios porque, trabajando al unísono, se consiguen sacar adelante muchos proyectos beneficiosos para los ciudadanos”, añadía la alcaldesa en alusión a la importante intervención del ente mancomunado en la realización de las infraestructuras subterráneas de la nueva urbanización”.

En efecto, y según el teniente de alcalde de Obras Públicas del Ayuntamiento de Motril, Nicolás Navarro Díaz, “se ha actuado con criterio, con miras de futuro y con sentido común”. Navarro se mostró satisfecho del resultado “de una obra compleja, demandada y que mereció, desde el principio, todo el interés del gobierno local”. El cambio en la zona es evidente y, ahora, habrá que esperar a la conexión de la II fase de la Ronda Sur en el punto intermedio del Polígono El Vadillo, una obra que “se encontrará con un polígono industrial bien urbanizado, adecuado y con las miras puestas en que continúe siendo uno de los polos económicos del municipio ya que es el punto donde se concentran un mayor número de concesionarios, talleres y almacenes de distribución de toda la costa”, relataba Navarro quien ha destacado la “estrecha colaboración con la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical, lo que ha dado como resultado un gran trabajo de ambas administraciones, con lo que hemos pasado de la nada al todo”.

El edil de Obras Públicas desgranó, además, la inversión necesaria para acometer y finalizar esta segunda fase: 1.161.042 euros, de los que 321.887,77€ (adjudicación: 254.291,34€) son con cargo a los fondos EDUSI y  839.154,24 con cargo a la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical. En este sentido, para Nicolás Navarro “la hoja de ruta de este gobierno está muy clara: se comienzan y se concluyen obras con una absoluta planificación, con los pies en el suelo y con la clara intención de dar un giro total, en este caso, a los principales accesos a la ciudad y esto es algo que ya se puede ver y comprobar no sólo aquí, sino en muchos puntos del casco urbano más lo que está por venir”, apostilló Navarro.

En referencia a las obras complementarias (con cargo al canon), se ha tratado de poner solución al deterioro de las redes de abastecimiento y saneamiento, incluyendo una nueva red de pluviales, dentro del Polígono El Vadillo.

El teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Escámez, aludió a la “reivindicación histórica” de las empresas ubicadas en el margen del extenso tramo de carretera que ha sido objeto de esta importante intervención: “no podíamos dejar que el tiempo continúe pasando sin actuar en una zona que sufría muchos problemas por su falta total de urbanización e infraestructuras, siendo además un enclave potente de la actividad económica de la ciudad”. Para Escámez, “la obra se planteó siempre teniendo en cuenta el carácter industrial de la zona y el gobierno de la ciudad ha sabido acometer un proyecto valiente y muy necesario”.

En cuanto al papel de la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical, su presidenta María José Sánchez ha destacado el esfuerzo conjunto de las dos administraciones “porque con esa lealtad institucional se puede seguir trabajando, mejorando el ciclo integral del agua y consiguiendo realizaciones tan importantes como la de este polígono, por lo que seguiremos trabajando en todo cuanto nos compete”. Sánchez resaltó que Motril tiene, desde hoy, “una entrada digna por su polígono industrial”.