Publicidad

Tras la demolición esta mañana de la antigua casa Bermúdez de Castro en la Plaza de los Jardinillos de Motril,  queremos mostrar nuestra indignación e impotencia ante la destrucción innecesaria del escaso patrimonio histórico que resta en nuestra ciudad sin que las autoridades locales intervengan en su protección.

La casa de Bermúdez de Castro  se encontraba recogida como bien a proteger en el Avance del Plan Especial de Protección del Casco Histórico de Motril elaborado por los servicios técnicos del Ayuntamiento de Motril y que puede consultarse actualmente en su página web.

Esta construcción era la única incluida con un nivel de protección de grado 1, es decir, “conservación para rehabilitación”.

Pese a esta propuesta, ha sido el propio ayuntamiento el que ha autorizado su demolición, contraviniendo su propio criterio en un ejemplo flagrante de incoherencia y haciendo una clara dejación de funciones en su obligación de proteger el patrimonio arquitectónico de la ciudad.

Es incomprensible que los escasos elementos que cualifican el espacio urbano, que atesoran algo de nuestra historia y que pueden mostrarse a los visitantes sean pasto de la falta de sensibilidad de propietarios y administraciones públicas.

La Asociación Buxus va a solicitar del ayuntamiento de Motril  la documentación municipal que ha permitido la demolición y, a la luz de estos datos, valorará la interposición de los procedimientos legales que sean posibles.

Pero todo esto ya es irreversible. La decisión de unos políticos sin sensibilidad ha dejado a nuestra ciudad sin un trozo de su historia.