La concejalía de Inmigración, en colaboración con la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical, ha realizado diversas actividades con los centros educativos de Motril y de la Comarca para conmemorar la ‘Semana de Solidaridad con los Pueblos que Luchan Contra el Racismo´.

            La edil responsable del área, Mercedes Sánchez, ha explicado que esta iniciativa se han venido celebrado desde el pasado miércoles 21 de marzo, `Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial´, hasta este mismo viernes, que han finalizado con la entrega de los documentos gráficos y carteles diseñados por Silvia Castillo a todos los colegios participantes.

            Sánchez ha incidido en que esta conmemoración “pretende contribuir al diálogo y a la convivencia intercultural, en el contexto de una sociedad plural y diversa”.

            “La celebración de la ‘Semana de Solidaridad con los Pueblos que Luchan Contra el Racismo´ ha servido para concienciar al alumnado contra el racismo y la xenofobia para. También para denunciar prejuicios, estereotipos y situaciones discriminatorias existentes hacia personas y grupos pertenecientes a minorías étnicas y culturales”, ha afirmado la edil.

            La ‘Semana de Solidaridad con los Pueblos que Luchan Contra el Racismo´, es una iniciativa impulsada por la Asamblea General de las Naciones Unidas y que se viene llevando a cabo en todos los Estados miembros, entre los días 21 y 27 de marzo desde el año 1979. Durante esta semana, se realiza un programa de actividades que buscan acabar con el racismo y la discriminación tanto entre los más jóvenes, como entre el resto de la población en general.

            Se eligió el 21 de marzo como `Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial´, debido a que ese mismo día del año 1960, la policía sudafricana disparó contra una manifestación pacífica que protestaba contra las leyes del apartheid. La actuación policial causó la muerte a 69 personas, dejando heridos a cientos de manifestantes más cuyo único sueño era una sociedad más justa, ausente de racismo, discriminación y odio.

            “A pesar de las noticias diarias, de algunos discursos y políticas intolerantes, del egoísmo que emana de la división mundial en países, separando territorios con fronteras infranqueables e imposibilitando la cooperación humana a escala global, debemos luchar para que el racismo no sea un rasgo de la sociedad, pues no debe serlo sean cuales sean las circunstancias sociales, económicas, históricas y/o políticas en las que nos encontremos”, ha aseverado Mercedes Sánchez para concluir.

Dejar respuesta